"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




ITALO SVEVO

Publicado en De Otros. el 28 de Junio, 2008, 12:56 por MScalona
 ITALIA, 1861-1928

CORTO VIAJE SENTIMENTAL

Con dulce violencia el señor Aghios se separó de su mujer y a paso rápido trató de perderse entre la multitud que se agolpaba a la entrada de la estación.

            Había que abreviar esos adioses ridículos, cuando no prolongados, entre dos viejos cónyugues. Estaba en uno de esos lugares donde todos andan apurados y no tienen tiempo para mirar al vecino, ni siquiera para reírse de él, pero el señor Aghios sentía constituirse en sí mismo a ese vecino que ríe. Es más, todo él se convertía en ese vecino. ¡Qué extraño! Debía fingir una tristeza que no tenía, cuando estaba lleno de alegría y de esperanza, y no veía la hora de ser dejado en paz y gozar. Por eso corría, para sustraerse antes a esas simulaciones. ¿Para qué tantas discusiones? Era cierto que desde hacía muchos años no se había separado de su mujer, pero un viaja a su casa natal, en Trieste, era cosa de la que no valía la pena hablar.

            En cambio, se había hablado desde hacía muchos días y continuamente. La decisión había sido dificilísima, precisamente, porque los dos la habían deseado, y los dos, para tomarla con seguridad, había creído necesario ocultar su deseo.

            Habría podido llorar si se hubiera tratado de una separación para toda la vida o, por lo menos, para gran parte de ésta. Pero así podía confesarse que se alejaba dichosamente. Tanto más cuanto sabía que también le hacía un favor a ella.

            En los últimos años la señora Aghios se había consagrado con un afecto apasionado y exclusivo a su hijo. Cuando éste estaba lejos se sentía sola, incluso junto al marido, y más sola porque no hablaba de su dolor, sabiendo que el señor Aghios se hubiera burlado. Pero el señor Aghios conocía ese dolor, se ofendía por no poder mitigarlo y fingía ignorarlo para no molestarse. "Una doble represión", pensaba el señor Aghios que había leído algunas obras filosóficas: "Doble, porque es mía y es suya".

            Ahora la señora Aghios había querido quedarse en Milán para no dejar solo al hijo, que debía rendir un examen importante. El señor Aghios no daba gran importancia a los exámenes que se pueden repetir y sabía además que su hijo, a quien no le disgustaba su estadía en Milán, los habría repetido con gusto. Pero ahora, si quería partir solo, también debía insistir para que la madre se quedara cuidando al hijo en tales circunstancias. Así, la señora se quedaba en Milán para complacer al marido, pero el señor Aghios, que había espiado concienzudamente el ánimo de su mujer, partía ofendido aunque sin decirlo, porque de otro modo hubiera comprometido la libertad de viajar solo.

            Era verdaderamente una despedida que había que abreviar, dado que, incluso a último momento, la señora Aghios era capaz de cambiar cualquier disposición si adivinaba cuál era el estado de las cosas.  Para ella era inadmisible no cumplir con su propio deber. Y el señor Aghios pensó que el leve rencor que sentía por su mujer, un sentimiento desagradabilísimo, desaparecería en cuanto lograra encontrarse solo. Corriendo fue ya más justo. La mujer, prolongando esos adioses, revelaba su remordimiento por dejarlo ir solo y él pensó: "¡ Qué honesta es ! No me ama en absoluto, pero hasta el final quiere mantener las promesas hechas en el altar. Lamenta no hacer lo que debería. ¡ Una gran pena para ella y una linda molestia para mí !"

Ed. CEAL,  p. 7-8

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-