"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




La otra mirada

Publicado en Nuestra Letra. el 21 de Junio, 2008, 15:26 por Saty

Seguramente todos los seres humanos tenemos un costado salvaje, el cual tratamos de ocultar y que solo se manifiesta si nos vemos sometidos a situaciones límites. En este caso nos volvemos inmanejables y hasta podríamos decir peligrosos.

La semana pasada, Rocío tomó el colectivo como todos los días desde que empezó su tratamiento de diálisis. Los treinta kilómetros que la separan de la ciudad donde se lo realiza, que en un principio le parecían tan largos, con la cotidianeidad de los días se le fueron haciendo más cortos. Cuando el médico le comunicó que su problema renal no tenía cura y que necesariamente debería dializarse todos los días, Rocío se sintió morir. Pero ahora ya se había acostumbrado y cuando se sentaba en el colectivo, simulaba que hacía un paseo turístico. Paseo obligado pero paseo al fin.

Esa mañana, no habían recorrido más del tercio del viaje, cuando de pronto el colectivo frenó. El colectivero bajó y cuando regresó les avisó que los había agarrado un corte de ruta y que no podrían pasar, por lo menos, por un par de horas. Rocío se dio cuenta que si no llegaba a tiempo, perdería su turno. Y ella no podía perderlo, sus riñones no funcionaban solos, necesitaba de esa máquina para sobrevivir.

Se incorporó y le gritó al chofer que ella debía llegar, que no podía demorarse ni un solo segundo. El hombre le respondió que el problema era ajeno a él y que nada podía hacer, excepto esperar. Entonces la chica, se bajó del colectivo y corrió frenética hasta donde estaban los hombres que hacían el corte. Cuando los vio, volvió a gritar que ella debía pasar. Intentaron explicarle que la medida buscaba una salida mejor para el país y que era la única forma de lograr algo del gobierno. Pero qué podía importarle a ella si les iban a retener el 10 o el 80, ella se jugaba la vida. No podía entender de qué futuro le hablaban si al impedirle circular le estaban negando el suyo.

Los hombres al costado de la ruta, apenas tuvieron tiempo de ver como esta chica de apariencia frágil, agarraba un palo y comenzaba a pegarle en la cabeza a un chacarero hasta hacerlo sangrar. Quisieron calmarla e intentaron sujetar su brazo, la chica seguía pegando, gritando y pegando a quien se le acercara. No veía, no escuchaba, solo repetía “Si no paso me muero”. Aparentemente lo dicho los conmocionó porque se hicieron a un costado y el colectivo retomó su marcha, llevando a una Rocío agotada que no paraba de llorar.

 

 

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-