"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




15 de Mayo, 2008


Aguafuerte...

Publicado en Aguafuerte el 15 de Mayo, 2008, 15:02 por El nano de la gente




                                                                                         

                                                                               

No logro esfumarme en la prosa sin crear un ambiente libre de humo agrario.

No veo la hora que el profe proponga poesía.

Quiero navegar, esconderme, sumergirme.

Quiero volar, explotar, estallar.

Quiero abstraerme, soñar, mentir.

Quiero mirar para arriba, y que me roben sin sentir.

Quiero elevarme en la rima desusada que volverá en el 2070, cuando todo inicie otra vez, cuando todos se esfuercen por nacer.

Quiero enterrar las palabras inocuas, para que reencarnen  fecundas.    

Hay humus en la sala del doctor, y otra cosa que rima pero está prohibida. Quiero cosechar todos los pepinos, para exterminarlos. Qué suerte la del hortelano y no poder seguir. Quiero arrimar para sentir, cuando todo sea nuevo.

 El enano se fue para el fondo de madera, donde las petunias se enchastran con las remolachas, y las batatas huelen a portulacas, pese a las cenizas. Quiero enterrar el futuro para que renueve la naranja y los alelíes rebasen a los rabanitos.

 Quiero que los niños se procreen en Gálvez y nazcan en Ginebra con el chip de la sabiduría gaucha, todos iguales, como ahora o al revés. No habrá espacio, no habrá tiempo. Novias virtuales, relaciones intergalácticas y mamaza de la naturaleza que llorará por su hija, que había destrozado todo. Sólo habrá huesos que trabajarán por nada, con ojos humanos para no ver nada. Habrá comunicación extrasensorial y trampas conceptuales. Pues tampoco era asesina, había enrarecido el aire para empezar y darnos una sexagésima posibilidad. Su esperanza siempre fue perfecta. Y creó todo otra vez, en la esperanza de que la sexagésima primera fuera unos meses más duradera.

         Entonces empezó por los jabalíes, porque la otra vez había empezado por los enanos y otra vez por los geranios, y aún sabedora de su inoperancia se empeña obtusamente en dar de nuevo. Pero la culpa es del ecosistema. Tarde o temprano un ser vivo necesita de otro ser vivo para sobrevivir cambiándolo de estado.  Falta un mundo para el siglo de Leonardo, o estará en el pasado. Hago un paso para atrás, para tomar el tren bala y salir soñando.

                                                            N a n o

60 Minutos

Publicado en Aguafuerte el 15 de Mayo, 2008, 9:43 por Silvia Tombolini
http://www.ve.emb-japan.go.jp/esp/japon/economia.htm   http://green-bubble.org/?m=20070926

60 minutos

¿En qué estaría pensando nuestra damita, al momento de sellar con su firma el jugoso contrato con los franchutes que nos permitirá ahorrar minutos de nuestra vida? ¿Pensaría en la cantidad de inyecciones que le faltan colocar a su diáfano rostro para sentirse cada día más joven? ¿O en  los 3.600 millones de dólares del presupuesto oficial? Seguramente en ese momento, no se le habrán cruzado por la mente los desamparados que apenas si logran sobrevivir en uno de los países con más riqueza natural. No los habrá visto hurgueteando en la podredumbre ni se habrá conmovido hasta las lágrimas como cuando les habla desde su postura de mujer, mientras sus manos alternan de uno a otro micrófono, en una suerte de juego sensual. Es más probable que en sus ojitos oscuros, delineados con una perfección digna de un artista plástico, haya asomado un brillo de picardía al imaginar cuántos viajes al exterior le significará este arreglo y cuántas carteras Louis Vuitton podrá agregar a su ya exquisito guardarropa.

De todas maneras, como somos un país de alternativas, los pensadores de la Universidad Tecnológica Nacional de Rosario, ya están buscando la manera de economizar unos pesitos. Eso sí, en lugar de 90 minutos serían 150, los que nos separarían de la bella Buenos Aires. 60 minutos más.

Mientras mi pensamiento divagaba por las vías del ferrocarril, analizando lo que puede significar la diferencia de 60 minutos en la vida de cualquier ser humano, vino a mi mente la silueta desteñida de las viejas estaciones de trenes, hoy abandonadas a un costado de los pueblos.

De golpe me encontré, como Penélope, sentada en el andén. Paradoja del destino, las estaciones, han sobrevivido al paso del tiempo con asombrosa hidalguía. Sus columnas de hierro y sus techos de chapa, emblemas de la arquitectura británica, nos muestran un claro ejemplo de resistencia. Desgraciadamente, ya nadie se sentará como yo, a esperar a que llegue el primer tren, que traerá el amor en un vagón. Ni nunca más se escuchará el tañido de la campana que religiosamente tocaba el hombrecito de uniforme gris.

Dentro de unos años, si el TAVE se concreta y tenemos la fortuna de contar con los trescientos pesos que saldrá el pasaje, subiremos, aunque sea una vez, para experimentar qué magnífica es la sensación de un viaje tan veloz. Y una vez sentados en el convoy a 300 km por hora, miraremos por la ventanilla y cuando la misma nos devuelva una imagen borrosa que a nuestros ojos les cueste enfocar, nos acordaremos de Borges y Dahlmann y de su viaje al Sur. Intentaremos ver con la memoria,"las casas de ladrillo sin revocar, esquinadas y largas, mirando pasar los trenes, los  jinetes en los terrosos caminos, zanjas, lagunas y hacienda, las largas nubes luminosas que parecían de mármol". Recuerdos todos de un pasado donde la urgencia no nos venía corriendo y 60 minutos eran apenas, una hora.

Silvia Tombolini

Linea D

Publicado en Aguafuerte el 15 de Mayo, 2008, 8:45 por seldonito

Tal vez un sistema caótico sin y con sentido a la vez; o una espiral emergiendo entre los cielos y los subtes; o un constante silencio, ensordecedor y en llamas; una regresión o un pasaje al pie de página. Quizás el error del demiurgo.
Esperaba un poco de eso más una sorpresa y, de yapa, pretendía un evento incomprendido.
Pero nada. No pasó absolutamente nada.
Salir de Plaza Italia y cruzar Santa Fe es tan igual a Montevideo y Perón como distinto de Garay. Veredas rotas, turistas gasoleros, oligarcas imaginarios y varios ¿no tenés una moneda?. Homenajear a Borges en un segmento de equis longitud al cual se le asignan ciertas propiedades, burocráticas y fatales, como sentido y dirección, es un salivazo. ¿Quién dijo que en un vector no cabe la deshonra y el insulto?
Impune, solemne y contemplativo, caminé dos cuadras. Confieso que mentalmente preparaba palabras redentoras para mendigar autenticidad y, sobre todo, escupir al cielo. ¿Acaso la contradicción no semantiza? ¿Es posible observar la paradoja y callar? ¿El sistema resignifica y reprime simultáneamente? ¿Será el silencio respuesta y pregunta, exordio y epílogo, sintagma y paradigma? ¿Donde mierda está el Aleph?
Aprendí entonces que no podemos pretendernos ajenos al recuerdo. Borges será Borges por nosotros, nunca por ellos. Esperar que las calles resuelvan la historia es resignar nuestros mitos; y el problema central seguirá siendo irresoluble ad infinitum: inexorablemente somos conscientes que en el futuro late el olvido y la muerte, la palabra, la cosa y la eternidad.
Aprendí que el bautismo sólo describe al clero y que quien nombra regula. El lenguaje es fascista sine qua non: mamá, papá, señorita, doctor, licenciado, goleador, candidato, presidenta, coronel.
Aprendí que los nombres nos pertenecen y que con ellos construimos un Aleph contradictorio, universal y diverso, propio y ajeno. Tal vez seamos eso, un referente eterno que señala, nombra y luego defiende.
Aprendí que calle Borges enseña sólo si la caminamos con él; y que una vez al año fluye entre ferias, plazas, libros y Cortázar.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-