"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




3 de Marzo, 2008


Cumple de FABRICIO SIMEONI

Publicado en homenaje el 3 de Marzo, 2008, 13:48 por MScalona

FABRICIO SIMEONI

hoy es el cumpleaños nº  34  del poeta (uno de los mejores

de la generación joven de la ciudad)  y periodista rosarino

colgamos un txt de él, reciente, en su homenaje.

 INVITA a todos el próximo sábado

después de medianoche en "LUNA"

donde llevará algunas tortas para compartir...

para quienes lo quieran saludar

tel            451-4010  o  155-039.369...



Anima Mundi

                        "... nuestro pensamiento diario no era

sino la capa de espuma que hay en el borde

poco profundo de un vasto y luminoso océano..."

                                                                                              William Butler Yeats

Sin antes arrojar una pelota de tenis, trepaba la medianera para buscarla. Eran días de sol y los rayos ultravioleta no lastimaban la obscenidad de la piel a las dos casi en punto. Después de una doble falta la excusa era válida, ver desnuda a mi vecina. Alguien me hacía ancla, a veces hasta inventaba un umpire que baje de su elevado aposento y me sostenga una pierna desde la planta, todo el cuerpo desde una raíz. Absurdo escuchar un no. Absurdo no poder verla.

A veces inventaba un nombre, como llamarla después de verla, llamarla sin verla incluso. Esto aumentaba el deseo que proviene de la nominación, hasta podía cambiarlos los días nublados e imaginarla tal vez rodeada de telas frágiles, paños rústicos inherentes al propio vendaje de los carteles, tomando un lexotanil al borde de una pileta donde algunos sapos conflagran la sed de los adoradores, inundada de plexo hasta el cuello o muerta.

Sus piernas eran de red, la misma que estirábamos cuando el match era de dobles, se infringía el ocultamiento y de revés alguien insistía con el último punto. Merecer la misma luz que lo que imaginamos antes del verla. Después siempre una fisura en la córnea nos desplazaba el ojo hasta visualizar el malvón. Hubiese querido ser Sampras y minar de primeros saques ese jardín lleno de anomalías florales.

Su espalda se desprotegía del hábito normal de las espaldas comunes, el roce memorial nos avivaba. Pensaba en la rentabilidad de los pezones contra el suelo agrietado del cemento.

Eran los mismos tiempos de electricidad, un enchufe, una picana, los cortos más prolongados. Pensé que el verano debía ser finito, lo que no debía terminarse era la yema del pulgar acariciando el alambre de púas. Sé que ella vio mi sangre castigando el tapial, pero no iba a nombrarme tan fácilmente.

Los efectos narcóticos, un mediodía fun del mediodía y la concupiscencia del vientre que evita o quiere evitar los aranceles del médano hicieron posible mi caída del lado de adentro. Verla era entonces la perfecta combinación de lo que no se nombra con lo que no se imagina. Cuando la voz del umpire asomaba detrás de la línea para anunciar el vicio de una pelota distinta que pica en el no limite, fuera de toda posibilidad, vi el cuerpo que no quería. El mismo que tampoco quería ser cuerpo, ni nombrado, ni imaginado. El cuerpo de todos los nombres que nunca dije, el nombre de todos los cuerpos que nunca imagine.

Los alguaciles suelen ser más precisos que un pronóstico desalentador, la lluvia era, tal vez, algo inminente.

                                                                                     

                                                            

           Fabricio Simeoni

MARIO TREJO

Publicado en De Otros. el 3 de Marzo, 2008, 9:14 por MScalona
 Mario nació en 1926 en Bs. As.

El que dice por la boca

                                                   

Uno

El que dice por la boca

Días sin nombre

Horizontes que admiten sólo un árbol

Rota fotografía de una muchacha muerta

Maniquíes abandonados en criptas románticas

Templarios que leen junto al fuego

La primera Epístola a los Corintios

Y se agitan dentro de sus armaduras

No sabiendo qué hacer con su sexo

Imágenes reflexiones que me vienen

A la hora en que el sol la cresta dora

De este caimán barbudo

Un ojo se me cae y rueda

Hasta la  pagina tres cuarta columna

De Le Monde del 15 de enero de 1964

A medias cubierta por la mano izquierda de mi madre

Bueno me digo no lo tomes así

Son fechas aciagas momias alucinadas

Lemures que devoran un relato inconcluso

Lo mejor me digo es el silencio exacto

En el momento exacto

Basta de charla

Al diablo con el análisis grafológico

De Isidore Ducasse hecho por Pierre Ménard

Que nunca estuvo en Montevideo

Y a quien Paysandú y Tacuarembó

Le sonaban como títulos de Flaubert

A la mierda con el fémur de un esenio

Hallado en Jericó cuando debería estar flotando

En el Mar Muerto como todos nosotros

Dónde esta me preguntó

La novela de la toma del poder

Dónde la hemos dejado

Quiénes la terminarán de escribir

Y sobre todo para qué

Calmémonos me digo

Piensa en las galaxias

A las que nunca llegarán tus herederos

Estrellas como orgasmos

Amor de los veinte años

Muerte absoluta

Obsesiones que digo por la boca

                                                                 

                                                                

Dos

El que dice por la boca

Se obstina en días sin nombre

Enciclopedia de recuerdos de infancia

Memorias de un niño de tres años

Rescate de una mano un olor y otros nombres

Emociones enormes que a nada condujeron

Ofrendas clandestinas

Profanaciones públicas y privadas

Rabia de amuletos rencorosos

Museo de objetos perdidos

Sacrificios que la mirada

Ha visto amanecer

Hasta que hoy

Rigurosamente

Impúdicamente lloro por los años perdidos

Y me pregunto qué hago yo

A solas con mi nombre

Perdido en esta galaxia

Entre parejas que se aman desganadamente

                                                                                

                                                                                 

Tres

El que dice mierda por la boca

Dice revoluciones por la boca

Dice el sonido y la furia

Dice el sonido de la furia

Que nos deja sordos

Dice adiós dice te quiero

Dice nadie quiere morirse

Por la boca que un día

Una mano amorosa me cerrará.

                                                                      

                                                                   

                            Para Aguirre, Bayley y Vanasco.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-