"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




más jardines

Publicado en General el 1 de Marzo, 2008, 18:34 por negrointenso
 

Desde chico, practicaba yoga, su madre era profesora “el yoga es una forma de vida” le decía y él no entendía, pero lo practicaba, hacía todos los ejercicios diarios. Ahora, de grande seguía practicando, hacía los ejercicios pero no creía que fuera una forma de vida, no hacía caso de lo que le decía su profesora “Visualicen que están en la orilla del mar, respiren el olor a mar…” o “Coloquen su energía vivificadora en los riñones y píntenlos de color naranja…” A quién se le ocurría pintarse los riñones de naranja y oler el mar donde había una alfombra con olor a otros cuerpos sudorosos?. La profesora les pedía que dejaran su conciencia en blanco, la mente sin pensamientos, concentrarse sólo en la respiración, en definitiva les pedía que se convirtieran en pulmones. Udo se oponía. Su mente se llenaba de pensamientos y se reía internamente.

En el transcurso de su vida había cambiado muchas veces de “maestro” (como se hacían llamar) pero nunca había dejado de practicar el yoga, Udo tenía un cuerpo flexible como un junco al viento. Sus “maestros” a veces habían resultado verdaderos farsantes, conocía uno que aprovechaba las clases para manosear a sus alumnos con la excusa de corregir las posturas y luego ofrecía clases individuales a los más bellos. Udo abandonó sus clases, aunque no lo hubiera manoseado ni lo hubiera invitado a tomar sus clases individuales y un tiempo después se enteró por el periódico que el “maestro” estaba practicando yoga en una celda de una cárcel, condenado por intento de violación, abuso de menores y malversación de fondos de la Fundación para una vida en Armonía, que él mismo dirigía. En una época se había anotado en unos cursos de Tai chi chuan, quería experimentar, los cursos se daban al aire libre, en un parque, resultó ser muy relajante y reconfortante, pero un día fueron interrumpidas las clases, corría el rumor que el “maestro” le daba tal palizas a su mujer que ésta había terminado hospitalizada y él debió darse a la fuga. El rumor corrió y el maestro cayó de su pedestal y se quedó sin sus discípulos.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-