"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Un pequeño relato

Publicado en General el 1 de Octubre, 2007, 13:59 por Gabi Gervasoni

SUS CHANCES

Se sintió muy mal al lado de ese muerto al que ni siquiera podía mirarle las manos. ¿Qué hago acá?, se preguntó mientras el grotesco tul que adornaba el cadáver le rozaba el brazo. Era tan ajeno ese muerto que ni recordaba bien el nombre. Pero más que sobre el sentido de su presencia en ese velorio, ella se había preguntado sobre sus posibilidades de salvarse, de zafar. "Ni una sola chance", pensó. Nadie que se pare una hora al lado de un muerto desconocido, de cuyo paso por la tierra no tiene ni un atisbo borroso, puede salvarse. Un sujeto así está condenado a morir en el más opaco desconsuelo. Tiene el deber de seguir sus enfermizos pasos anteriores y entregarse al deseo ajeno. Está obligado a pegarse a los deseos de los otros como en ese instante se le pegaba el codo a la asquerosa mortaja de ese muerto que también era de otros. Alguien que ha comido tantos bocados que no hubiera querido probar debe ser privado del gusto. Su lengua no merece el arrebato de las mandarinas.

Un perfume no mucho mas nauseabundo que el de las tantas viejas que olió en repetidas visitas inundó la habitación. Las flores para los muertos tendrían que ser plantadas en otros campos diferentes de donde se cultiven flores para los vivos. Si, si, definitivamente. "Sindicato de matriceros", decía la corona. Ciento veinte pesos, decía la factura.

No quiso probar el licor, pero negarse al café le pareció un exceso. Lo tomó en silencio mientras un ser que salía de ella pero era mucho peor le contaba chistes de muertos en voz muy baja. Chistes sobre moribundos que quieren despedirse con frases memorables y terminan diciendo "la puta madre" o "ay, el dolor se repite... ay ". Miró de reojo al muerto y le devolvió la sonrisa. "No tenés salvación", se dijo, mucho más segura que antes. Tantas horas de taco alto, tantos "encantada, un gusto", tanta empanada con pasa de uva; tanto tanto tanto casamiento-bautismo-velorio, tantas pavaditas "para no caer con las manos vacías", que volver a encontrar un lugar solitario donde mirarse es imposible. El café acuoso le cayó muy mal. Cuando apoyó la taza sobre la mesa tuvo ganas de llorar. Con repugnancia pasó una mano por la cara del muerto mientras con la otra se secaba una oportunísima lágrima.

Gabi

("ay, el dolor se repite... ay " es un aforismo de ERNESTO ESTEBAN ETCHENIQUE, creación del Negrito Fontanarrosa).

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-