"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Piú Fontanarrosa

Publicado en La vi y me gustó el 30 de Agosto, 2007, 14:42 por José Pensatto

-         ¿Ha cambiado el hábito de la lectura entre las nuevas generaciones?

Aunque los chicos más jóvenes entran a la lectura por internet, yo creo que el uso del libro se va a prolongar por muchísimo tiempo. En un viaje, por ejemplo, sigue siendo más cómodo llevar un libro que un televisor. Yo tengo el hábito de ver el papel impreso. Escribo y lo primero que hago es imprimir, porque me gusta ver lo escrito sobre el papel y porque tengo el temor de que esa máquina hija de puta me haga desaparecer todo de un momento a otro.

-         ¿Qué cosas te obligan a abandonar la lectura?

Si a un libro no le encuentro el atractivo a la página quince o veinte, lo dejo con todo el dolor del alma. “¿Para qué carajo estoy leyendo este libro si hay millones?”, me pregunto. “¿Por qué tengo que empecinarme en leer a este muchacho?” Eso es lo que le he tratado de transmitir a mi hijo: yo no quiero que lea para que sea un intelectual, sino para que se divierta. Mi relación con los libros es de mucho afecto.

-         ¿Es cierto que le huís a los libros muy voluminosos?

Un libro gordo a mí me intimida, me parece un abuso de confianza del escritor hacia el lector. Es como si alguien te dijera: “¿Tenés dos semanas para que te comente algo?” Dejame de hinchar las pelotas, contámelo en cinco minutos, decime de qué se trata y después vemos. Eso, independientemente de que he leído muchos libros gordos con mucho placer. Me acuerdo que con El nombre de la rosa te decían: “Tenés que pasar las primeras treinta páginas”. Ahora, yo me pregunto, ¿qué es esto, una prueba de obstáculos? Yo intenté dos veces, no pasé y a la mierda. Después fui a ver la película y me divertí mucho más.

-         Si tuvieras que armar una mesa con personalidades que admirás, ¿quiénes la integrarían?

...Me encantaría charlar con Valdano, el “flaco” Menotti o Roberto Perfumo...Por supuesto, también invitaría al “gordo” Soriano. Y a Woody Allen... Allen es uno de esos tipos con quien me encantaría conversar.

 

 

Fragmentos de una charla vía mail durante junio entre Ana Da Costa y el “negro”, publicada como entrevista en adnCULTURA,  revista cultural de La Nación, el sábado 25 de agosto de 2007.-

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-