"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




7 de Agosto, 2007


LA DEFECCION DE CEPEDA

Publicado en Parodias el 7 de Agosto, 2007, 21:19 por Saulo de Metatarso

 

                                    Figura Barthiana – Ejercicio

                                     

 

     Cenar al fin con ella merecía un premio al no darse por vencido. La había halagado con frases tipo “sos la mina más linda que conozco en la vida real”, y con un arsenal de boludeces para seducirla. Al fin estábamos los dos, en ese restaurante íntimo, bien atendidos y ya eligiendo los vinos. Cuando la pasé a buscar lamenté haber comido tantas frutas y no haberle mandado un mensaje –¡me demoro quince minutos!- para quedarme sentado en el baño, con un libro en las manos, esperando vaciarme al fin. Me estaba cagando.

     Consciente que hacerme el boludo no sería eficaz para ganarme a Gabriela, opté por contarle que estaba de novio, que estaba todo bien; y que hacía un tiempo había decidido que la vida era hoy, por lo que me importaba mucho conocer gente tan copada como ella. La experiencia me indicaba lo importante de escuchar, así que antes le pregunté si estaba en pareja. La explicación y rodeos que me dio para decirme que estaba enamorada de un ingeniero que vivía ahora en Australia, que no se veían nunca, que no sabía lo que el tipo quería, no hizo más que confirmar mis sospechas que las minas independientes y liberales me gustan pero son un conflicto constante.

     La excusa que le había metido a Laura para salir sólo era estúpida, pero eficaz. Un encuentro de ex alumnos, que mi novia no conocía y que yo detestaba. Y ahí estaba, frente a una mina con unos ojos de cielo y con ganas de irme al baño, tratando de que el ruido de mis tripas no supere a la música instrumental y los sonidos del restaurante.

     Elegir la comida no me fue más difícil que hacer de cuenta que me interesaba. Hubiese preferido tomarme un té de manzanilla y sentarme en el baño con la bata y las pantuflas y tratar de que todo pase. Pero ahí estaba, colgados de la pared los retratos de Cortázar, Bioy y Borges, en blanco y negro y con miradas perdidas en el horizonte, tipo el Che; y esperando que nos sirvan la comida que no quería comer. Peor hubiese sido que desde las paredes me mirara Carver, o Chéjov. Se burlarían desde sus cuadritos. Desbaratarían mis estúpidas poses.

     Cuando se levantó para ir al baño, su perfume me llegó de nuevo, y cuando se iba, no pude dejar de mirarle las caderas de potranca. ¡Que buena estaba! Y bueno, el sacrificio de escuchar cómo ella pensaba que yo era un chanta por tener novia y estar con ella esa noche, tal vez valdría la pena. Solo tenía que ir al baño yo también y  seguir convenciéndola con mis ocurrencias, que se meta el orgullo donde le entre, y que se entregue de una buena vez.

     Fui yo también al baño, pero los nervios y el inodoro desconocido, retuvieron lo que antes pugnaba por salir. Llegó la comida, la charla fue dentro de todo interesante, y las horas pasaron bastante rápido. Yo ni recuerdo todo lo que le dije, seguro fui amoldando mi discurso a lo que creía ella quería escuchar. Pagamos y nos fuimos.

     En el auto prendí fuerte la radio, mis tripas estaban más revoltijadas que antes, pero ella quería que baje el volumen para seguir charlando. En un momento no aguanté más, y le dije que escuchaba un ruidito raro, en el escape aparentemente. Me bajé y le pedí que a mi orden acelere. Cuando lo hizo, me tiré un buen pedo, que el ruido del motor por suerte tapó. Podía continuar un rato más la charla y seguir paseando.

     Tarde ya en la noche, me invitó a subir a su departamento. ¿Si Marco Antonio hubiese tenido diarrea el día que conoció a Cleopatra, la historia sería distinta? Le di un piquito, ella cerraba los ojos; y le dije que no, que no quería cagar a mi novia, que ella tenía razón. Después de todo se merecía un poco de mi cinismo ¿O no era ella quien un par de horas antes me había enrostrado su moralismo barato? Ella pensó que mi transpiración era por nervios, no tenía ni idea de mi necesidad de evacuar.

 

                                 ************************************

     Estoy en mi baño, al que llegué rajando, pensando que quedé como un cagón. Y lo soy. Me pongo a leer un cuento de Alfredo Bryce Echenique: “Muerte de Sevilla en Madrid”. No me queda más que reírme de algunas casualidades. ¡Que bien se siente el cuerpo vacío! Otra vez será, Gabriela.-

Y SI VAMOS A VER???

Publicado en General el 7 de Agosto, 2007, 18:38 por Lorena Aguado

Células
Cuerpos acariciados, violentados, despedidos e imprevistos

La asociación de Coreógrafos, Bailarines e Investigadores del Movimiento Independientes (COBAI) presenta a los bailarines  Marcos Peralta, Paula Valdes Cozzi, Magali Besson, Gabriela Chaia; Georgina Dalarmelina, Julieta Ganum, Carolina Garralda, Vanina Lanati, Maite Pérez Pereyra, Judith Shapiro, Carolina Terré, Diana Wolckowicz, Analía Torti, Zoraida Gordillo, Brenda Adaro, Yerutí García Arocena, Julieta Ferraro y, Romina Rozas y Fabián Gandini.

Curadoría a cargo de Cristina Prates  sobre las siguientes obras: "Habla por mí ", "Titila Inalterable", "Las despedidas son francesas",   "Imprevisto"  y  "Die Puppe".

FUNCION PRESENTACION COBAI 2007
Viernes 10 de agosto 21:30 hs
Centro Cultural Parque España

Entrada General: $ 5



COBAI
Coreógrafos, Bailarines, Investigadores del Movimiento y Expresión Corporal Independientes.
http://www.cobairosario.blogspot.com
cobairosario@gmail.com

¿Inspiración para la tarea?

Publicado en De Otros. el 7 de Agosto, 2007, 14:26 por Gonza!

La salvación

Ésta es una historia de tiempos y de reinos pretéritos. El escultor paseaba con el tirano por los jardines del palacio. Más allá del laberinto para los extranjeros ilustres, en el extremo de la alameda de los filósofos decapitados, el escultor presentó su última obra: una náyade que era una fuente. Mientras abundaba en explicaciones técnica y disfrutaba de la embriaguez del triunfo, el artista advirtió en el hermoso rostro de su protector una sombra amenazadora. Comprendió la causa. "¿Cómo un ser tan ínfimo" - sin duda estaba pensando el tirano - "es capaz de lo que yo, pastor de pueblos, soy incapaz?".

Entonces un pájaro, que bebía en la fuente, huyó alborozado por el aire y el escultor discurrió la idea que lo salvaría. "Por humildes que sean" - dijo indicando el pájaro - "hay que reconocer que vuelan mejor que nosotros".


Adolfo Bioy Casares

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-