"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




26 de Julio, 2007


No voy a subir

Publicado en General el 26 de Julio, 2007, 21:24 por Lorena Aguado

Urgencia de salvarme. Eso.
Y  Miedo de caer. Eso también.
Mis padres me llevaban al parque, allá en Buenos Aires. Me aterraba la montaña rusa. Gigante, amenazaba con matarme entre el domingo y un lunes feriado. Saldría despedida y caería sin darme tiempo a cerrar los ojos.
Y moriría desfigurada.
No podrían velarme, ni enviarme flores. Esparcida en el pavimento, desaparecería con agua a presión luego de la clausura, cerca de la madrugada.
Entre tus dientes y tus pestañas podés oler mi miedo, sólo si permanezco cercana.
Y yo agito las manos en señal de despedida. Apuro el paso hacia la avenida; la doble dirección no me confunde. Puedo ir a cualquier lugar, siempre que sea lejos.
Pero si logro llegar al viejo edificio, subir al ascensor, oprimir el 4º botón, acertar la exacta ubicación de la cerradura, encajar apresuradamente la llave y girar el picaporte, estaré a salvo.
Y en un día de tormenta, voy a abrir la ventana para ventilar la casa de recuerdos.
Y entonces voy a desear que falle el mecanismo para que la manera que tenías de reírte y tus métodos para hurgarme la piel se precipiten sobre el asfalto.
Alguien, desde la vereda de enfrente, adivinará el paradero de la lluvia.

Manifiesto

Publicado en Poemitas. el 26 de Julio, 2007, 21:23 por tomasboasso


Cuando te dije que nada podía resultar

(me cuelgo con la música el cine los libros

soy olvidadizo y no llevo agenda

no me agradan los lugares públicos

la gente, transpirar

no hago esfuerzo por nada y si lo hago no es esfuerzo

me es imposible tomar decisiones

soy mitómano pesimista nervioso

tengo el colon irritable y prefiero mi baño

mis juegos mis escondites

mi olor, el de mi perro

los domingos duermo)

me recibiste con los brazos abiertos

un mantel navideño

del mercado de pulgas.

 

Plus NÉSTOR

Publicado en De Otros. el 26 de Julio, 2007, 16:13 por Beto Frangi

LA MURGA, LOS POLACOS

                                                                            

Es una murga, marcha en la noche de Varsovia, hace milagros

con las máscaras, confunde

a un público polaco

Los estudiantes de Cracovia miran desconcertados:

nunca han visto nada igual en sus libros

No es carnaval, no es sábado

no es una murga, no se marcha, nadie ve

no hay niebla, es una murga

son serpentinas, es papel picado, el éter frío

como la nieve de una calle de una ciudad de una Polonia

que no es

que no es

lo que no es decir que no haya sido, o aún

que ya no sea, o incluso no esté siendo en este instante

Varsovia con sus murgas, sus disfraces

sus arlequines y osos carolina

con su célebre paz – hablamos de la misma reina

recostada en el Vístula

el proceloso río donde cae

la murga con sus pitos, sus colores, sus chachachás carnosos

produciendo en las aguas erizadas un ruido a salpicón

que nadie atiende

puesto que no hay tal murga, y aunque hubiérala

no estaría en Varsovia, y eso todos los polacos lo saben

                                                                                                  

Néstor  Perlongher

De “Austria – Hungría” 1980

EL NEGRO en una clase de semántica

Publicado en De Otros. el 26 de Julio, 2007, 15:11 por MScalona

LAS  MALAS  PALABRAS

                                                                                         

No voy a lanzar ninguna teoría. Un congreso de la lengua es un ámbito apropiado para plantear preguntas y eso voy a hacer. La pregunta es por qué son malas las malas palabras. ¿Quién las define? ¿Son malas porque les pegan a las otras palabras? ¿Son de mala calidad porque se deterioran y se dejan de usar?
Tienen actitudes reñidas con la moral, obviamente. No sé quién las define como malas palabras. Tal vez al marginarlas las hemos derivado en palabras malas, ¿no es cierto?
Muchas de estas palabras tienen una intensidad, una fuerza, que difícilmente las haga intrascendentes. De todas maneras, algunas de las malas palabras --no es que haga una defensa quijotesca de las malas palabras--, algunas me gustan, igual que las palabras de uso natural.
Yo me acuerdo de que en mi casa mi vieja no decía muchas malas palabras, era correcta. Mi viejo era lo que se llama un mal hablado, que es una interesante definición. Como era un tipo que venía del deporte, entonces realmente se justificaba. También se lo llamaba boca sucia, una palabra un poco antigua pero que se puede seguir usando. Era otra época, indudablemente. Había unos primos míos que a veces iban a mi casa y me decían: "Vamos a jugar al tío Berto". Entonces iban a una habitación y se encerraban a putear. Lo que era la falta de la televisión que había que caer en esos juegos ingenuos.
Ahora, yo digo, a veces nos preocupamos porque los jóvenes usan malas palabras. A mí eso no me preocupa, que mi hijo las diga. Lo que me preocuparía es que no tengan una capacidad de transmisión y de expresión, de grafismo al hablar. Como esos chicos que dicen: "Había un coso, que tenía un coso y acá le salía un coso más largo". Y uno dice: "¡Qué cosa!". Yo creo que estas malas palabras les sirven para expresarse, ¿los vamos a marginar, a cortar esa posibilidad? Afortunadamente, ellos no nos dan bola y hablan como les parece.
Pienso que las malas palabras brindan otros matices. Yo soy fundamentalmente dibujante, manejo mal el color pero sé que cuantos más matices tenga, uno más se puede defender para expresar o transmitir algo. Hay palabras de las denominadas malas palabras, que son irreemplazables: por sonoridad, por fuerza y por contextura física. No es lo mismo decir que una persona es tonta, a decir que es un pelotudo. Tonto puede incluir un problema de disminución neurológico, realmente agresivo. El secreto de la palabra "pelotudo"–que no sé si está en el Diccionario de Dudas-- está en la letra "t". Analicémoslo. Anoten las maestras.
Hay una palabra maravillosa, que en otros países está exenta de culpa, que es la palabra "carajo". Tengo entendido que el carajo es el lugar donde se ponía el vigía en lo alto de los mástiles de los barcos. Mandar a una persona al carajo era estrictamente eso. Acá apareció como mala palabra. Al punto de que se ha llegado al eufemismo de decir "caracho", que es de una debilidad y de una hipocresía… Cuando algún periódico dice "El senador fulano de tal envió a la m… a su par", la triste función de esos puntos suspensivos merecería también una discusión en este congreso.
Hay otra palabra que quiero apuntar, que es la palabra "mierda", que también es irreemplazable, cuyo secreto está en la "r", que los cubanos pronuncian mucho más débil, y en eso está el gran problema que ha tenido el pueblo cubano, en la falta de posibilidad expresiva. Lo que yo pido es que atendamos esta condición terapéutica de las malas palabras. Lo que pido es una amnistía para las malas palabras, vivamos una Navidad sin malas palabras e integrémoslas al lenguaje porque las vamos a necesitar...
 
* Fragmento de la ponencia del escritor, dibujante y humorista en el III Congreso Internacional de la Lengua Española, llevado a cabo en noviembre de 2004 en Rosario, Santa Fe.
- Tomado del Especial de La maquina de escribir.


  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-