"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




7 de Junio, 2007


William Burroughs

Publicado en De Otros. el 7 de Junio, 2007, 20:27 por MScalona
1914-1997  USA, uno de los autores emblemáticos de la Generación BEATNIK, con Allen Ginsberg y Jack Kerouac.-

¿QUIÈN SOY YO PARA CRITICAR?

         Y DE REPENTE me dio esa comezón sexual entre  las piernas y me aflojé contra la pared y miré a Johnny demasiado débil para decir algo, no hacía falta, a él le pasaba lo mismo y sin una palabra mojó un poco de jabón en agua tibia y me bajó el calzoncillo y me paso el jabón por el culo y me metió la verga con un movimiento de tirabuzón y nos corrimos los dos de pie allí mismo balanceándonos con el trictrac trac trac del tren chorro chorro en la escupidera metálica-De hecho nunca llegamos a Lexington-Nos bajamos en la ciudad del Mariscal y fuimos por morfina a casa del viejo matasanos de campo con su madre vieja que sufría de almorranas en el peor de los casos hay material y escribía como un señor-Esa noche fuimos a unos billares y Doc se ganó un panamá Dusenberg un traje tostado y gafas de sol estilo 1920 y más al sur las cosas fueron fáciles era como si lleváramos encima la década del veinte-Bien llegamos a un pueblo mexicano de frontera a tiempo de ver una cosa interesante-Para instalar allí un puente nuevo que en realidad no se construyó nunca habían echado abajo una manzana de chozas a orillas del río donde los ferroviarios chinos solían fumar opio y generaciones de ratas enganchadas habían vivido bajo las chozas-Así que la calle estaba llena de ratas que chillaban como locas y mordían a quien viesen-Cuando fuimos a buscar nuestro coche no lo encontramos y en ningún lado había coches lo único ese tren de una vieja película del Oeste-La vía acababa en algún lugar del norte de Monterrey y compramos caballos a un chino por una lata de maría-Por entonces estaba todo lleno de soldados disparando a los civiles así que conseguimos uniformes de la Guerra Civil y nos unimos a una de las potencias en conflicto-Y capturamos a cinco soldados que llevaban uniformes de otro color y el general se emborrachó y decidió colgar a los prisioneros por divertirse y montamos una trampa en una carreta bajo una rama-El primero cayó derecho y perfecto y uno de los soldados se secó la boca y se bajó los pantalones hasta los tobillos y la verga le brotó chorreando-Nos quedamos todos mirando y sintiéndolo hasta los dedos de los pies y los que esperaban que los colgasen también lo sentían-Entonces los desnudamos y resultó que esperaban empalmados-No lo podían evitar entiendes. Esa noche requisamos un rancho y nos emborrachamos y Johnny hizo una danza con la corbata al cuello y la cabeza colgando a un lado y la lengua fuera y meneó el culo y se bajó los pantalones y le brotó la verga y los soldados rodaban meándose de risa-Luego le pusieron un arnés bajo los brazos y lo ataron de una viga y se lo jodieron todos-Cuando llegamos a Monterrey había por allí españoles con armadura como en una película de época y otra vez tuvimos la suerte de llegar en el momento justo. En el zoco había una multitud y con nuestra técnica de hora punta nos abrimos paso hasta delante y descubrimos que se disponían a quemar algún personaje en la hoguera-Cuando encendieron las ramas  a sus pies lo único que se oía era el fugo crepitando y luego todo el mundo se tragó el aliento a la vez y los gritos me desgarraron y los labios y la lengua se me hincharon de sangre y me corrí en los pantalones-Y vi que otros también habían soltado la carga y aquello olía como si fuese un montón de estiércol, algunos tan cerca que los pantalones nos humeaban al fuego arrancando los gritos y el humo en los pulmones y una especie de gimoteo-Te diré que era sabroso-Y llegamos a Ciudad de México justo antes del amanecer y yo dije aquí estamos de nuevo-Ese corazón latiendo al sol y mi verga latiendo al compás y la leche se me escurrió por los pantalones de algodón fino y cayó el polvo y la mugre de la calle-Y a mi lado un muchacho sonriendo y se restregó el dorso de una mano de ratero, yo tenía el miembro duro todavía y doliendo como después de un sueño húmedo-Y subimos a gatas a un terraplén de barro junto al canal y lo hicimos tres veces cosa lenta en un tufo de cloacas mirando el agua negra-Más tarde resultó que el chico tenía epilepsia-Cuando le daba el ataque se agitaba y se corría unas cinco veces en los pantalones, daba gusto mirarlo-Se lo tenía realmente montado y me dijo que podía arreglar con un brujo que intercambiáramos lugares-Así que partimos a pie por las montañas y al otro lado bajamos a la selva cerrada caliente y vaporosa y él seguía teniendo los ataques y me encantaba metérsela con los espasmos el agujero temblaba como un vibrador-La cosa es que llegamos a la aldea y encontramos al brujo en una choza de los arrabales-Viejo maligno de ojos azucarados que se te pegaban-Le dijimos lo que queríamos y asintió y nos miró a los dos y sonrió y dijo que tenía que cocer la medicina tendríamos que volver al día siguiente al atardecer-Así que volvimos y nos dio una medicina amarga en potes de barro-Y nos había dejado el pote cuando las imágenes empezaron a surgir nítidas y claras: el muchacho ahorcado subiendo las piernas hasta la barbilla y bombeando chorros junto a la zanja de riego, los soldados balanceándose a mi alrededor en el arnés, el quemado gritando a más no poder y el corazón latiendo y lanzando chorros de sangre en el alba-Xolotl me explicaba que en el cambio sólo queda un cuerpo a mí me iban a ahorcar y cuando disparase mi carga y muriera pasaría al cuerpo de él-De todos modos la medicina me había paralizado y me desnudaron y me azotaron con ortigas sexuales de una clase especial que ardían y picaban por todas partes y se me hinchó la lengua y me asfixió y los ojos se me nublaron de sangre-Armaron una horca con una plataforma de listones de bambú y una escalera y empecé a subir la escalera azuzado por Xolotl y me puse debajo del nudo y él me lo ajustó al cuello murmurando conjuros y luego bajó dejándome  en la plataforma con el nudo preparado-Lo vi estirar el brazo con un cuchillo de obsidiana y cortar la soga que aguantaba la plataforma y caí y una luz de plata me estalló en los ojos como una lámpara de flash-Una bocanada de ozono y luminarias y entonces sentí que empezaba abajo en los dedos de los pies esos espasmos que dislocaban huesos me vaciaron y se derramó todo mierda chorreándome por los muslos y el cuerpo paralizado sin control, retorciéndose en los espasmos como un sifón la leche me disparaba a la verga de Xolotl y un momento después estaba en su culo y las bolas agitándose lanzando chorros al suelo y el jodido viejo maligno canturreando y pasándome las manos por todas partes era asqueroso-¿Pero quién soy yo para criticar?

 WILLIAM  BURROUGHS,    La Máquina Blanda.

 WILLIAM  BURROUGHS,    La Máquina Blanda.

Donantes de SANGRE para Gustavo Salut

Publicado en General el 7 de Junio, 2007, 17:15 por MScalona


GUSTAVO SALUT,

poeta rosarino, profe de tenis, abogado -sin ejercicio-, pero especialmente GRAN TIPO... necesita dadores de sdangre para él, que está muy jodido a raíz de una complicación después de una cirugía de rutina...  la cosa viene complicada... necesitamos DADORES DE SANGRE FACTOR RH POSITIVO...   por favor, los que quieren o pueden me llaman  -440-7046- 156-175958-  o me mandan mails  y concretamos...   MARCE

... la picaresca, la oralidad, las 1001, Bocaccio, etc etc

Publicado en General el 7 de Junio, 2007, 11:13 por MScalona

ROMANZA   SIN   PALABRAS

         Arquipa, ilustre cortesana, "aulétrida" –flautista en griego- de especialidad, tuvo una frase que ha pasado a la Historia por lo enigmática acaso, pues yo, si he de decir la verdad, no la entiendo bien.

         Fue que, ante la referida señora, el orador Demades disertaba sobre los encantos de la elocuencia narrando los goces que la palabra proporciona cuando convence con lo justo, cuando seduce con lo bello, cuando entusiasma con lo heroico, etcétera, etcétera. La lengua humana –terminó diciendo Demades-, cuando habla, produce todo género de deleites. A lo que Arquipa replicó sentenciosa:

         -La lengua, sin decir nada, hace gozar más que nunca.

         Tal es la célebre frase de la "aulétrida" ilustre. ¿Qué significa?... No sé. Eso de que sin decir nada haga gozar la lengua, no me lo explico.

         Aunque, acaso, Arquipa quisiera referirse, como flautista que era, a los goces que con la lengua producía modulando una romanza sin palabras.

         Digo yo.

LUIS DE OTEYZA, 

Extremadura,  España  1883 . 1961

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-