"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




4 de Mayo, 2007


MOC y POC, delicia para el niño de tu adulto...

Publicado en General el 4 de Mayo, 2007, 18:41 por MScalona

   Esto        es            i m p e r d i b l e e e e e e...........


Compañía Teatral Rapalá

Presenta:

Historias de los Señores

Moc y Poc

Dos personajes (Moc y Poc) disparatados, elocuentes y creativos,

que generan situaciones divertidas, donde a partir de la ingenuidad

y la simpleza del relato, abordan temas comunes con una mirada

particular, personal y alocada del mundo, fortaleciendo vínculos

como la amistad, el compañerismo y la solidaridad, y haciendo

hincapié en el respeto por el otro, los buenos modales y la

valoración del prójimo.

Historias de los Señores Moc y Poc

Espectáculo infantil para toda la familia.

Moc ------------------------ Luciana  -pitu- Reciuto (Actriz)

Poc ------------------------- Griselda  García (Actriz)

Relator --------------------- Gabriela Palumbo (Actriz)

Dirección--------- Ana Laura Ciaramella Bellati (Actriz)

Texto de Luís María Pescetti .

                       SABADO    5   MAYO     17 hs.

             CENTRO CULTURAL   EL TALA

               Cochabamba    570     ROSARIO

          Esta obra cuenta con el apoyo del I.N.T

"Cualquier cosa con Lucrecia Martel..."

Publicado en General el 4 de Mayo, 2007, 17:02 por MScalona

"El cine que a mí me gusta transitar -como espectadora y directora- es el de la ambigüedad, que no genera nada radical, que no va a cambiar el mundo, pero que al menos propone un territorio menos seguro. Política y vitalmente no hay nada tan peligroso como creer que hay un lugar hecho, dado, y que es inamovible", dice Martel


más Lorrie Moore

Publicado en De Otros. el 4 de Mayo, 2007, 16:11 por MScalona

 Moore, USA,  1957

CÓMO   SER   ESCRITORA    2º  p.

op. cit  163 

                        Decide que te gusta la universidad. En el campus, conoce a mucha gente agradable. Algunas son más inteligentes que tú. Y algunas, según notas, más tontas que tú. Desafortunadamente, vas a seguir viendo el mundo en esos términos, exactamente en esos, por el resto de tu vida.

                            La tarea de esta semana en el Taller de Escritura es narrar un hecho violento. Entrega una historia sobre ir manejando con el tío Gordon y otra sobre dos viejos que accidentalmente se electrocutan cuando van a encender una lámpara de escritorio con el cable en mal estado. El maestro te lo va a devolver con comentarios:

    "Gran parte de tu escritura es suave y energética. Sin embargo, tienes una noción de argumento realmente ridícula". Escribe otra historia sobre un hombre y una mujer que, en el primer párrafo, ven volada la parte inferior del torso con dinamita. En el segundo párrafo, con el dinero del seguro, compran un negocio para vender yogur helado. Hay seis párrafos más. Lees todo en voz alta en clase. No le gusta a nadie. Dicen que tu sentido del argumento es insoportable e incompetente. Después de la clase, alguien te pregunta si estás loca.

                            Decide que tal vez deberías no salirte de la comedia. Empieza a salir con alguien que es divertido, alguien que tiene lo que en la secundaria llamabas "un gran sentido del humor" y que ahora tu clase de escritura creativa llama "autodesprecio que hace surgir la forma cómica". Toma nota de todos sus chistes, pero no le digas que lo haces. Fabrica anagramas con el nombre de su novia anterior y dale esos nombres a todos tus personajes inválidos. Dile que su novia anterior está en todos tus cuentos y después, vigila bien para ver lo cómico que puede ser él, para ver qué sentido del humor realmente grande puede tener en realidad.

                             Tu consejero de psicología infantil te dice que estás descuidando los cursos del área. Que deberías pasar la mayor parte de tu tiempo haciendo lo que se relaciona con el título que quieres conseguir. Di que sí, que entiendes.

                               En los seminarios de escritura creativa de los años que siguen, todo el mundo sigue fumando cigarrillos y preguntando las mismas cosas:

                               -Pero, ¿funciona?

                                ¿Por qué me tiene que importar este personaje?

                                -¿Te has ganado ese cliché?

                                Parecen preguntas importantes.

                                Algunos días, cuando te toca a ti, miras a la clase con esperanza mientras ellos registran tus copias mimeografiadas buscando un argumento. Ellos te devuelven la mirada, se arrastran profundamente, buscando, después sonríen de una forma dulce.

                                Pasas demasiado tiempo desmoralizada y arrastrando los pies. Tu novio sugiere que empieces a hacer ciclismo. Tu compañera de habitación sugiere un nuevo novio. Te dicen que te automutilas y que pierdes peso, pero tú sigues escribiendo. La única felicidad que tienes es escribir algo nuevo, en el medio de la noche, con las axilas húmedas, el corazón palpitante, algo que no ha visto nadie todavía. Solamente tienes esos momentos de éxtasis breves, frágiles, sin controlar, en que lo sabes: eres un genio. Comprende lo que tienes que hacer. Cambia de carrera. Los chicos de tu proyecto van a sentirse desilusionados, pero tú tienes una vocación, una urgencia, una falsa ilusión, una costumbre desafortunada. Como diría tu madre, has caído en una mala compañía.

                                 ¿Por qué escribir? ¿De dónde viene la escritura? Ésas son preguntas que debes hacerte. Son como: ¿De dónde viene el polvo? O: ¿Por qué hay guerra? O: Si hay Dios, ¿entonces por qué mi hermano es ahora un inválido?

                                  Son preguntas que retienes en la billetera, como tarjetas de ciertas personas. Son preguntas, dice tu maestro de escritura creativa, que son buenas para hacerse en los diarios íntimos pero raramente en la ficción.

                                   El profesor de escritura de este otoño está haciendo hincapié en el Poder de la Imaginación. Lo cual quiere decir que no quiere historias largas y descriptivas sobre el viaje en carpa que hiciste en el último verano. Quiere que empieces en un contexto realista pero que después lo alteres. Como una combinación nueva de ADN. Quiere que dejes que navegue tu imaginación, que dejes que se le hinche el vientre en el viento. Ésa es una cita de Shakespeare.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-