"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




1 de Mayo, 2007


Del lado izquierdo

Publicado en General el 1 de Mayo, 2007, 17:01 por Lorena Aguado
Me llegan noticias sobre mi. Sobre cómo amo. Qué pienso. Alcanzo a oír que duermo del lado derecho, con el cuerpo contraído hacia el ombligo, sin almohadas.
Alguien nota mis ojeras y deduce mi cansancio de mareas nocturnas.
Hay mucho ruido afuera. Los motores ensordecen los sueños.
Vos seguís zumbando cosas sobre mi, sobre quién fui, te preguntás por qué, das un salto vacilante entre dos o tres hipótesis y garabateás una dialéctica acerca de la traición.
Yo no duermo.
En febrero, perdí la memoria en el parque, entre el río y la escalera. Vos estabas lejos, sabiendo algo a medias; la mitad de un deseo, el promedio de dos átomos besándose.
Ya no duermo.
Te imagino cuando no llueve, cediéndole credibilidad al césped recién cortado, confiando en su confort, recostándote. Nunca le das la espalda al río, sos fundamentalista en eso.
Hay cierto eco de algunas conversaciones.
Pero yo no duermo así. Así no.

...para ir al cine HOY

Publicado en Sugerencias. el 1 de Mayo, 2007, 10:32 por MScalona

Martes 1º de MAYO :     20 hs. 

CINE CLUB ROSARIO  - Tucumán y España


TU, YO y TODOS LOS DEMAS (EE.UU., 2005)
Dirección: Miranda July - Int.: John Hawkes, Miranda July.
Premio Cámara de Oro, CANNES 2005.
Premio Especial del Jurado, SUNDANCE 2005.
PRE-ESTRENO

El último hito "indie" del cine norteamericano. Película de bajo presupuesto, rodada en formato digital y auspiciada desde un taller de guión en Sundance y premiada con el Gran Premio del Jurado en el propio festival, y en el Festival de Cannes 2005. Un déjà vu fílmico que nos remite en ocasiones a las películas de Solondz (Palindromes), Wes Anderson (Vida acuática), el Paul Thomas Anderson de "Punch-Drunk Love" y el más claro referente, reconocido incluso por la propia directora "Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos" de Michel Gondry... todos ellos a su vez deudores de modo más o menos amplio de cierto auge del cine independiente norteamericano de los 90.

Esta veloz ópera prima de Miranda July es otro ejemplo de película de suburbios y con personajes interconectados. Algunos de ellos son un vendedor de zapatos en proceso de separarse de su mujer, sus dos hijos adictos a Internet y una videoartista solitaria que hace de chofer de ancianos. Sin embargo, este molde ya transitado es expuesto aquí con una ternura y una calidez que no eran la norma en la época en la que "Felicidad" de Todd Solondz era el modelo de película de suburbia a seguir. La directora-guionista-actriz July afirma –con buenas armas cinematográficas– que se puede hacer una comedia indie con constantes diálogos filosos y excelentes situaciones cómicas, y a la vez darles a sus personajes una existencia que además de conflictiva puede ser burbujeante.

En un contexto no apto para moralistas, Miranda July plantea su universo particular dotando este mundo de personajes, a priori, enfermizos de un velo edulcorante, embellecedor, buscando un contraste sugerente. He aquí lo personal e individual de las fantasías de esta artista multidisciplinar, que hacen de su película un nuevo "género" en el sembrado de la duda alrededor del sueño americano, ejemplo y tendencia de la actualidad. Algo empezado, muy diferente en forma pero no tanto en discurso, por los maestros guillotine del tío Sam, Paul Thomas Anderson y Todd Solondz. La mayor diferencia ente ellos radica en que Miranda July nos plantea estos personajes "enfermizos" subrayando su discurso de color de rosa y, en cambio, Anderson y Solondz basan su discurso en el subrayado de esa "enfermedad" de los personajes, infectados por el sistema. Miranda July utiliza una fórmula más que interesante para tejer el discurso del film en el que las parcelas más oscuras del sexo desaguan en el amor y las manifestaciones más rosas del amor terminan en el sexo.


Rubén Vedovaldi

Publicado en De Otros. el 1 de Mayo, 2007, 10:24 por MScalona

Viaje de ida

 

El primer astronauta muerto en la luna fue un negro.

Lo abandonaron desnudo en la superficie, porque no había mucho presupuesto para la aventura espacial.

Su cadáver se veía como una mancha sombría desde la Tierra, arruinando el sueño romántico de los nocturnos enamorados.

El presidente ordenó que una próxima expedición trasladara sus todavía negros restos al fondo de un cráter en lado oscuro.

Cumplida la nueva misión, en la Tierra los hombres lobos y enamorados volvieron alegremente a sus romances, nocturnos y serenatas a la luz de la luna.

------------------------------------

Rubén vive en Capitán Bermúdez, Santa Fe, ya hemos publicado otros txt de él.

 

Wislawa Szymborska

Publicado en De Otros. el 1 de Mayo, 2007, 10:21 por MScalona

 Wislawa nació en Polonia en 1923 y

 obtuvo el NÓBEL de literatura en 1996.-


Asombro

                                           

¿Por qué demasiado una persona?
¿Esta y no otra? ¿Y qué hago yo aquí?
¿Un día que es martes? ¿En casa y no en un nido?
¿En piel y no en una cáscara? ¿Con un rostro y no una hoja?
¿Por qué sólo una vez personalmente?
¿Precisamente en la tierra? ¿Junto a la pequeña estrella?
¿Después de tantas eras de ausencia?

P E S S O A

Publicado en De Otros. el 1 de Mayo, 2007, 10:16 por MScalona
Fernando Pessoa, Portugal 1888-1935

Si yo muriera joven

Si yo muriera joven,
sin poder publicar libro alguno,
sin ver la cara que tienen mis versos en letra impresa,
pido que, si se quisiesen molestar por mi causa,
no se molesten.
Si así ocurrió, así es verdad.

Aunque mis versos nunca sean impresos
tendrán su propia belleza, si fueran bellos.
Pero no pueden ser bellos y quedar por imprimir,
porque las raíces pueden estar bajo la tierra
pero las flores florecen al aire libre y a la vista.
Tiene que ser así por fuerza. Nada puede impedirlo.

Si yo muriera muy joven, oigan esto:
nunca fui sino una criatura que jugaba.
Fui gentil como el sol y el agua,
de una religión universal que sólo los hombres no conocen.
Fui feliz porque no pedí ninguna cosa,
ni procuré hallar nada,
ni hallé que hubiese más explicación
que la de que la palabra explicación no tiene ningún sentido.

No deseé sino estar al sol o a la lluvia,
al sol cuando había sol
y a la lluvia cuando estaba lloviendo
(y nunca la otra cosa).
Sentir calor y frío y viento,
y no ir más lejos.

Una vez amé, pensé que me amarían,
pero no fui amado.
Pero no fui amado por la única gran razón:
porque no tenía que ser.
Me consolé volviendo al sol y a la lluvia,
y sentándome otra vez en la puerta de casa.
Los campos, al fin, no son tan verdes para los que son amados
como para los que no lo son.
Sentir es estar distraído.

plus Lorrie

Publicado en De Otros. el 1 de Mayo, 2007, 9:52 por MScalona

Cuando tenías seis años, pensabas que amante significaba algo hartante como ponerse los zapatos en el pie que no corresponde. Ahora eres adulta y sabes que puede significar muchas cosas pero que, esencialmente, significa ponerse el zapato en el pie que no corresponde.

            Caminas diferente. En las vidrieras, no te reconoces; eres otra mujer, una mujer de anteojos enloquecidos interiormente que tropieza, tropieza, frenética y preocupada, entre maniquíes. En los baños públicos, te sientas peligrosamente contra el asiento del inodoro, un extraño sundae de piel lleno de desesperación y alegría, y susurras hacia tus muslos azulados:

            -Hola, soy Charlene. Soy una amante.

            Es como sacar un libro de la biblioteca.

            Es como tener constantemente un libro de la biblioteca.

 

                                                                                                                                  

 

 

            Se encuentran frecuentemente para cenar, después del trabajo, comparten litros enteros del tinto de la casa, después caminan despacio dos cuadras hacia el este, veinte hacia el sur hasta tu departamento y se desparraman sobre el suelo del living, sin haberse sacado los impermeables caros color beige.

            Él es analista de sistemas –tú ya has agotado esa broma- pero lo que realmente quiere ser, te revela, es actor.

            -Bueno, ¿y cómo fue que te convertiste en analista de sistemas? –preguntas, tú sí que eres divertida.

            -De la forma en que todo el mundo se convierte en algo –musita él-. Fui a cursos y entregué mi currículum. –Pausa. –Patricia me ayudó a hacer un currículum importante. Demasiado importante.

            -Ah. –Pregúntate sobre cursos para ser amantes, certificaciones, currículum. Tal vez todavía no estás preparada.

            -Pero no soy bueno en sistemas –dice él y mira fijo a través del techo agrietado, más allá del techo agrietado, mucho más allá-. Calcular la relación costo-eficiencia de doscientas personas que hojean quinientas páginas para adelante y quinientas para atrás sobre un escritorio nuevo de un metro veinticinco por sesenta. No soy una persona organizada, como Patricia, por ejemplo. Ella es increíblemente organizada. Hace listas para todo. Es bastante impresionante.

            Di en vos monótona, chata:

            -¿Qué?

            -Que haga listas.

            -¿Qué haga listas? ¿Te gusta eso?

            -Bueno, sí. Ya sabes, lo que va a hacer, lo que tiene que comprar, nombres de clientes a los que tiene que ver, etcétera.

            -¿Listas? –murmuras, apáticas, sin esperanzas, con el impermeable caro color beige todavía puesto. Hay un silencio largo, cansado. ¿Listas? Te pones de pie, te sacudes el abrigo, le preguntas qué le gustaría tomar, después te vas a grandes zancadas hacia la cocina sin esperar a que te conteste.

 

                                                                                                                                 

 

            A la una y media, él se levanta sin otro ruido que el del roce suave de la ropa cuando se viste. Se va antes de que tú siquiera te hayas dormido del todo, pero antes de irse, se inclina sobre ti en su impermeable caro color beige y te besa la punta del cabello. Ah, te besa el cabello.

                                            

op. cit.  p. 3

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-