"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




More Clarice

Publicado en De Otros. el 11 de Abril, 2007, 9:49 por MScalona

LA INSPIRACIÒN

 

    El busto grande, las caderas anchas, los ojos castos, castaños y soñadores. Una que otra vez gritaba. Lo decía con aire alegre, afligido, muy rápido como para que no la oyesen del todo:

    -Creo que no podría ser escritora, ¡soy tan…tan sintética!

    Un día, sin embargo, como oculta de sí misma, tuvo una inspiración y anotó en el cuaderno de gastos algunas frases sobre la belleza del Pan de Azúcar. Sólo algunas palabras, ella era sintética. Mucho tiempo después, una tarde en que estaba sola, recordó que había escrito algo sobre alguna cosa -¿sobre el Corcovado? ¿Sobre el mar? Solo recordaba que había usado las palabras “belleza muy pintoresca”. Fue a buscar el viejo cuaderno de gastos. Por toda la casa. Mueble por mueble. Abría cajas de zapatos con la esperanza de haber sido tan sigilosa como su inspiración al grado de guardar el escrito revelado de su alma en una caja de zapatos. Habría sido una buena idea. Poco a poco la sofocación aumentaba, se pasaba la mano por la frente –ahora era más que el cuaderno de gastos lo que buscaba, buscaba lo que la inspiración le había dictado, veamos, paciencia, busquemos de nuevo. ¿Qué estaría escrito en el cuaderno? Recordaba que era algo muy espiritual sobre algo muy pintoresco. Pintoresco era para ella lo máximo. Busquemos, es cuestión de fuerza de voluntad, es cuestión de ir y tomarlo. Qué desastre –se sentía inmóvil en medio de la sala, sin dirección, sin saber dónde buscar ya-, qué desastre. La casa tranquila por la tarde. Y en alguna parte había una cosa escrita, un pensamiento íntimo, de eso estaba segura. Se desabotonó acalorada el cuello de la blusa: no encontrarlo sería perder algo muy suyo. No te desanimes, se decía, busca entre tus papeles, entre las cartas, entre las raras noticias que te mandaban. Razonaba sin lógica, que si le hubieran escrito más ella tendría dónde buscar. Pero su vida ordenada quedaba expuesta, había pocos escondites, era limpia. El único escondite era su alma que una vez había manifestado en el cuaderno de gastos. Pero qué felicidad tener muebles, cajas donde encontrarlo por casualidad.

    Una que otra vez lo buscaba de nuevo. De vez en cuando se acordaba del cuaderno de gastos con un sobresalto esperanzado. Hasta que, después de algunos años, dijo, con modestia:

     -Cuando era más joven, yo escribía. 

 

op. cit.  p. 228

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-