"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




11 de Abril, 2007


Clarice y la vida eterna...

Publicado en De Otros. el 11 de Abril, 2007, 19:37 por MScalona

MIEDO DE LA ETERNIDAD

 

    Jamás olvidaré mi aflictivo y dramático contacto con la eternidad.

    Cuando yo era muy pequeña todavía no había probado chicles y en Recife casi no se hablaba de ellos. Yo ignoraba qué clase de caramelos o bombones eran. Y hasta el dinero con que contaba no alcanzaba para comprarlos: con el mismo dinero podía conseguir no sé cuántos caramelos.

    Al final mi hermana juntó dinero, los compró y al salir de casa para la escuela me explicó:

    -Ten cuidado de no perderlo, porque este caramelo nunca se acaba. Dura toda la vida.

    -¿Cómo que no se acaba? –me detuve un instante en la calle, perpleja.

    -No se acaba nunca, y listo.

    Yo estaba embobada: me parecía haber sido transportada al reino de las historias de príncipes y hadas. Tomé la pequeña pastilla color rosa que representaba el elixir del largo placer. La examiné, casi no podía creer en el milagro. Yo que, como otros niños, a veces me sacaba de la boca un caramelo todavía entero, para chuparlo después, sólo para hacerlo durar más. Y heme con aquella cosa rosada, de apariencia tan inocente, que hacía posible el mundo imposible del cual ya había empezado a darme cuenta.

    Con delicadeza, terminé poniéndome el chicle en la boca.

    -¿Y ahora qué hago? –pregunté para no equivocarme en el ritual que ciertamente tenía que existir.

    -Ahora chupa el chicle para ir saboreando su dulzor, y sólo cuando se le vaya el gusto empieza a masticar. Y ahí mastica por toda la vida. A no ser que los pierdas, yo ya perdí varios.

    Perder la eternidad. Nunca.

    Lo dulzòn del chicle era bueno, no podría decir que excelente. Y, todavía perpleja, nos encaminábamos a la escuela.

    -Se acabó lo dulce. ¿Y ahora?

    -Ahora mastica por siempre.

    Me asusté, no sabría decir por qué. Empecé a masticar y pronto tenía en la boca ese pegote ceniciento de goma sin gusto a nada. Masticaba, masticaba. Pero me sentía a disgusto. Y en verdad no me estaba gustando el sabor. Y la ventaja de ser un caramelo eterno me llenaba de una suerte de miedo, como el que se tiene ante la idea de la eternidad o del infinito.

    No quise admitir que no estaba a la altura de la eternidad. Que sólo me producía aflicción. Mientras tanto, masticaba obedientemente, sin parar.

    Hasta que no soporté más, y, cruzando el portón de la escuela, me ingenié para que el chicle masticado se cayera al suelo arenoso.

    -Mira lo que pasó –dije con fingidos espanto y tristeza. Ahora no puedo masticar más. Se terminó el caramelo.

    -Ya te lo dije, repitió mi hermana, que no se termina nunca. Pero una a veces los pierde. Hasta de noche se puede seguir masticando, pero para no tragarlo cunado se duerme se lo pega en la cama. No te pongas triste que un da te doy otro, y ése no lo vas a perder.

    Yo estaba avergonzada ante la bondad de mi hermana, avergonzada de la mentira que había tramado al decir que el chicle se me había caído de la boca por casualidad.

    Pero aliviada. Sin el peso de la eternidad sobre mí.

    

 

    op. cit. p. 229

Y A está el FALLO del CONCURSO....

Publicado en General el 11 de Abril, 2007, 14:55 por MScalona


pero lo daremos y explicaremos personalmente en ambos talleres, JUEVES Y VIERNES...dura y hermosa tarea... no fue fácil, había muchos y muy buenos laburos...incluso alguna sorpresa...   me sentí orgulloso y feliz de que dos escritores del conocimiento y trayectoria de SEBA y EL NEGRO IELPI tuvieran que releer y analizar, justificar o consensuar sus votos...UN GANADOR CLARO, desde ya, fui yo, aunque  a alguien le parezca inmodestia, pero fueron de tal contundencia y fundamento las felicitaciones hacia mí (por sus trabajos claro), del RAFA y SEBA, que estoy chocho... 

pero bueno, LO HABLAMOS BIEN EN LOS TALLERES...

HomenaJes a FONTANARROSA

Publicado en General el 11 de Abril, 2007, 14:38 por MScalona



http://homenajealnegro.blogspot.com/

distintos artistas, especialmente  DIBUJANTES cuelgan dibujos de Homenaje al NEGRO...

Fin de viaje

Publicado en Poemitas. el 11 de Abril, 2007, 12:00 por lilian


Anduvimos rutas
-Llegamos bien-
-Llegamos bien-
Vimos camiones que marchaban obedientes
a dejar la soja.
Y en la noche
silos que parecían transatlánticos
al borde del camino
con todas las luces,
pasaron tan rápido.

Luego esas cosechadoras  suspendidas
en el polvo que levantan.
Pasamos tan rápido. Me hubiera quedado un rato más.
Oliendo cereal.
Atardeciendo de un lado
casi negro y via láctea del otro.

Me hubiera quedado un poco más.
Pero, ya sabes, los excesos
de familia
comida y vino
comenzaban a pesar.

 
Venían los números del tablero
encendidos
dejando atrás pantanos
o extrañas ramas paradas en el agua.
Pasaron tan rápido.

Si yo pudiera
entender a aquel pájaro...
confundió  parabrisa con cielo
o  se quiso suicidar.
Pasó.

No lo creas, ahora los añoro.
Mi cena
es un huevo de Pascua y un café.
Tengo la mochila aún sin desarmar
tiene mezclados con la ropa
unos limones
que traen  patio.

Llegamos bien.

More Clarice

Publicado en De Otros. el 11 de Abril, 2007, 9:49 por MScalona

LA INSPIRACIÒN

 

    El busto grande, las caderas anchas, los ojos castos, castaños y soñadores. Una que otra vez gritaba. Lo decía con aire alegre, afligido, muy rápido como para que no la oyesen del todo:

    -Creo que no podría ser escritora, ¡soy tan…tan sintética!

    Un día, sin embargo, como oculta de sí misma, tuvo una inspiración y anotó en el cuaderno de gastos algunas frases sobre la belleza del Pan de Azúcar. Sólo algunas palabras, ella era sintética. Mucho tiempo después, una tarde en que estaba sola, recordó que había escrito algo sobre alguna cosa -¿sobre el Corcovado? ¿Sobre el mar? Solo recordaba que había usado las palabras “belleza muy pintoresca”. Fue a buscar el viejo cuaderno de gastos. Por toda la casa. Mueble por mueble. Abría cajas de zapatos con la esperanza de haber sido tan sigilosa como su inspiración al grado de guardar el escrito revelado de su alma en una caja de zapatos. Habría sido una buena idea. Poco a poco la sofocación aumentaba, se pasaba la mano por la frente –ahora era más que el cuaderno de gastos lo que buscaba, buscaba lo que la inspiración le había dictado, veamos, paciencia, busquemos de nuevo. ¿Qué estaría escrito en el cuaderno? Recordaba que era algo muy espiritual sobre algo muy pintoresco. Pintoresco era para ella lo máximo. Busquemos, es cuestión de fuerza de voluntad, es cuestión de ir y tomarlo. Qué desastre –se sentía inmóvil en medio de la sala, sin dirección, sin saber dónde buscar ya-, qué desastre. La casa tranquila por la tarde. Y en alguna parte había una cosa escrita, un pensamiento íntimo, de eso estaba segura. Se desabotonó acalorada el cuello de la blusa: no encontrarlo sería perder algo muy suyo. No te desanimes, se decía, busca entre tus papeles, entre las cartas, entre las raras noticias que te mandaban. Razonaba sin lógica, que si le hubieran escrito más ella tendría dónde buscar. Pero su vida ordenada quedaba expuesta, había pocos escondites, era limpia. El único escondite era su alma que una vez había manifestado en el cuaderno de gastos. Pero qué felicidad tener muebles, cajas donde encontrarlo por casualidad.

    Una que otra vez lo buscaba de nuevo. De vez en cuando se acordaba del cuaderno de gastos con un sobresalto esperanzado. Hasta que, después de algunos años, dijo, con modestia:

     -Cuando era más joven, yo escribía. 

 

op. cit.  p. 228

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-