"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Otel Comercio

Publicado en columnas light veraniegas el 30 de Marzo, 2007, 13:13 por Germán Minguei

Otel Comercio

 

Como cada una de las veces que se asomaba a la ventana de la habitación del tercer piso del hotel, vio los techos planos y grises de las casas bajas, las copas de los árboles, parte de la plaza y, por supuesto, las vías del ferrocarril que pasaban entre el hotel y la casa lindera.

Encendió un cigarrillo y apoyó los codos en el alféizar.

Visitaba el pueblo cada dos meses, no tanto para vender, sino más bien para visitar a Blanca Gutierrez, la hija del dueño del bazar de Coronel Ortego.

 - Si no llueve - le había dicho Blanca

En el sur crecía un nubarrón negro.

Cuando terminó el cigarrillo, se puso a escribir en un cuaderno de tapas naranjas.

 

Dejó de escribir.

Se asomó de nuevo a la ventana. El nubarrón avanzaba. La temperatura había bajado y los pájaros volaban hasta los árboles de la plaza.

Decidió dar una vuelta antes que empiece la tormenta.

Caminó sin rumbo fijo, mientras se levantaba viento. Se demoró unos momentos en la librería del viejo Marzal. Compró un libro de cuentos solamente porque uno de los cuentos se titulaba “Hotel Comercio”, igual que el hotel del pueblo. La diferencia era que el establecimiento de Coronel Ortego había perdido la primer letra de la palabra hotel. Era, en realidad Otel Comercio.

Regresó a su habitación justo a tiempo para esquivar las gotas gruesas del chaparrón.

Llovió el resto de la tarde y toda la noche.

 

Leyó hasta tarde y se durmió con la luz encendida.

Lo despertó el ruido del tren a la madrugada. Se desveló.

Pasó lo que quedaba de la noche escribiendo en el cuaderno de tapas naranjas.

 

En este momento la historia se bifurca.

El comisario opina que el viajante se suicidó tomando una cantidad excesiva de pastillas para dormir.

Por otra parte, el viejo Marzal sostiene que el viajante tomó el tren hacia la capital, abandonando el pueblo a media mañana. Esta explicación pretende ser refutada por los demás vecinos, que aseguran que jamás hubo tren que pasara por Coronel Ortego. El más encarnizado opositor de Marzal es Arroyos, el farmacéutico, que vive al lado del hotel.

 

Lo que nadie se pregunta es cuándo apareció la primer letra de la palabra hotel en el cartel del frente del Hotel Comercio.

 

 

 

 

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-