"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




A / LAS DOCE... 29-12-2001

Publicado en Aguafuerte el 31 de Diciembre, 2006, 15:12 por MScalona

         

         

         

                                                      A/LAS  DOCE

Las fiestas de fin de año son así... siempre te falta algo o alguien.

                                                                     *

Cuando dan las doce, hay cuatro mujeres pensando en él y doce hombres pensando en cada una de las mujeres.  Y sus cuatro mujeres están pensando en otros tres hombres por vez. ¡Cuántos cruces imposibles teje el deseo...!

                                                                      *

Veinticuatro horas después de haberla amado, el único rastro del paso de ella por su cama era una taza de café a medio beber. Nunca lo había hecho, pero en vez de echarlo al fregadero, lo puso en un tupper en el freezer. Cuando la extrañaba mucho, sacaba un poquito del frío, lo recalentaba y lo bebía pensando en sus besos.

                                                                       *

Ella debía ir a pasar las fiestas a Venado Tuerto, él a Marcos Juárez.  En un punto del firmamento, con la mirada, estaban juntos, solos y abrazados.  Cuando dieron las doce, aprovechando la confusión general,  él mandó sus buenos deseos por el corcho del espumante y ella, desde doscientos kilómetros de distancia, se vació la copa de champán en la entrepierna.   

                                                                        *

El va a buscarla a su casa después de las doce. Es un niño grande que todavía no sabe que no hay que dar nada por supuesto.  Ella no estaba segura de esperarlo y se ha ido antes. No importa porqué ni con quién. No tiene dueños la luna llena...El vuelve triste y vencido calle abajo y después de un rato se tropieza con una máscara veneciana en sus pies.  En mitad de la acera vacía, algún demiurgo de nochebuena ha querido hacerle un milagro y le ha recostado en mitad de la vereda, una cara de mujer vikinga, rubia, reluciente, inquietante. Una cara de mujer-sol con su correspondiente elástico para encantamientos. En el primer instante duda si será el rostro de la que se fue, o la invitación de la que vendrá.  Por fin acepta recogerla, gira ciento ochenta grados sus pies y marcha nuevamente calle arriba. Al fin y al cabo, recién son las dos de la mañana, va del brazo de la ex-novia de Tor y hay mucha champaña sin beber.

                                                                          *

Ahora la anécdota. Lo de la máscara, me sucedió tal cual el martes 25 a las dos de la mañana.  Bajaba por calle Urquiza hacia Laprida y apareció justo entre mis pies la careta. Lo maravilloso es que fue en la puerta del edificio donde vive Pamela, una hermosa rubia tipo americana con la que nos quedó algo bello e inconcluso, diez años atrás... Pamela, Pamela... ¿ fuiste vos...?

                                                                          *

El amor siempre puede ser como una excursión a los Indios Ranqueles.  El problema es que la historia siempre la cuentan los que ganan, y está aquello consabido de creer que el General era un caballero, y los indios, unos demonios malvados. Siempre habría que escuchar la opinión de los talibanes... claro, si es que pueden decir algo después de tanta tortura...

                                                                           *

Morcilla nooo...¿a quién se le ocurre...?. Pero ni siquiera probaste el roquefort. El amor a veces se convierte en un plato frío, en un plato playo, en una sopa chirle.  Ahora me estoy comiendo tu roquefort sólo por saber que era tuyo, que debiera estar en tu boca en este instante, disolviéndose en tu lengua, igual que yo.

                                                                           *

Podría vivir mil años sin ti, pero no esta noche.

                                                                        

                                                                            *

Mi amigo italiano dice que lo que más va a extrañar, sono le donne di Rosario. Que allá en Europa, para conseguir chicas jóvenes y bellas como acá, hay que tener una coupé Alfa Romeo y un yate. Giovanni no sabe que después de Samantha Farjat, aquí  también  las jovencitas se entregan a los ogros millonarios. Y no está mal, ni sorprende: "business are business...".

                                                                             *

Vamos a resistirlos... acabamos de darnos cuenta que están más asustados que nosotros. Es que acaban de darse cuenta que ya nos dimos cuenta de todo. Tengámoslos en vilo con la cacerola, quizás debamos cocinarlos en la próxima salida.  Me ofrezco a ir adelante, desarmado, llevando apenas las ingenuas riendas de un caballo de madera.  Siempre tuve caballitos de madera, una vez incluso, recuerdo haber estado dentro de uno gigante para rescatar a Elena, en Troya.

                                                                             *

El juicio de filiación es un trámite muy engorroso y somos medio haraganes.  De otro modo, haría rato que yo y mis amigos tendríamos un carnet que dijera que somos hijos de Ulyses.

                                                                            *

No tenemos ni su color de ojos, ni su voz aguardentosa, ni su coraje, por supuesto.  Se nos nota en otras cosas... un poco en las pantorrillas, algo en el cabello y sobre todo, que como él, no podemos salir al mar si antes no nos dan un abrazo-cucharita.

                                                                             *

 La confusión de los amantes es igual a la de la OTAN, una cuestión de puntería. Cuando la OTAN admite haber errado un blanco, es que le pegó en el medio a un jardín de infantes. En la pareja, cuando ella o él  dicen que están confundidos, es que ya están pensando en otro o en otra. Es más, en algún placard  ya está escondida una valija a medio hacer.

                                                                           *

Diálogo hipotético en algún lugar de Anillaco o Disneylandia: ---Che Carlos... ¿qué tal es La Cecilia...?

---Y... (pequeño bufido)... es cara...

                                                                           *

Cuando termina el idilio, empieza La Ilíada.

                                                                           *

Cuando un hombre se separa y vuelve a vivir solo, puede permitir que su madre lave otra vez su ropa. Menos las sábanas.

                                                                           *

Cuando termina una pareja, puede ocurrirles como al pueblo de San Luis con Rodríguez Saá. Una mañana, Mercedes apareció pintada con un graffiti que decía : "Volvé Adolfo".  Pero el amor es tan contradictorio, que a la mañana siguiente, un pícaro le había agregado un prefijo al graffiti y ya decía: "DE-Volvé Adolfo".   (La anécdota, verdadera, la contó Héctor Quagliaro de ATE, en "Hipótesis", LT8, el sábado 22 de diciembre de 2001).

                                                                            *

Los que saben, dicen que los duelos del alma duran dos años. Y sin embargo, algunos duelos de amor parecen transmigrarse y pasar de vidas, de almas y de edades,  y van y vienen por la eternidad como un gran malentendido insatisfecho.  ¿Será cierto que hay almas que se buscan desde el comienzo de los tiempos...?  Querido Parménides... ¿no será esa la causa del movimiento?  ¿Y Heráclito …?  Empédocles… en pedo que no sabe ni qué día es el que no se baña nunca ni en el mismo río… Empédocles de Agrigento fue un presocrático que nació a las doce de la noche del último día del año que también es el primero…

                                                                         *

El 25 de diciembre es obligatorio empezar el día escuchando a Bach y Mozart. Ningún otro día como Navidad para escuchar música celeste.  En "El Libro de las Quimeras", Ciorán explica que Bach expresa cómo era vivir en el cielo, y Mozart, cómo es hoy el cielo. Bach es la nostalgia del paraíso perdido y Mozart la esperanza del recupero. Pero el mismo Ciorán anticipa qué pasará cuando termine la música, ese desasosiego perpetuo del amante engañado.  Porque Dios es como vos,  se ha ido... Se va todo el tiempo, con cualquiera...

                                                                         *

Lei verrá. Lei mi porterá un caffé. Sono appena salito al mio studio per scrivere, e tra quindici minuti, lei mi porterá un caffé ristretto.

                                                                          *

Elle viendrá. Elle m"apporterá un café. Je viens de monter a mon bureau pour écrite et dans quinze minutes, elle m"apporterá un café noir.

                                                                          *

Ella vendrá. Ella me traerá un café. Apenas he subido a mi estudio para escribir y en quince minutos, ella me traerá un café negro. Espiará feliz a la pantalla...curiosidad de ella, saber si es un cuento o una poesía. Me dará un beso en el cuello antes de apoyar la taza sobre la mesa, me dirá que va a acostarse, que me espera en la cama.

Nuestra esperanza está en el café negro, los versos y la vigilia.  El teclado y la cama son el sitio, y todo sucede en esos quince minutos.

                                                                           

                                                   *

Siempre se vuelve a estar solo y con el corazón estrujado.

La vida está hecha de amores prohibidos,

De lunas que nos tocan como un amor en la orfandad.

Fantasmales, fugaces son las presencias queridas.

La vida está hecha de desamparos,

La vida está hecha de adioses.

                                               *

Pero tengo todo el derecho del mundo a pensar que no ha muerto. Que quizás se haya ido de viaje, que acaso esté en el futuro y que hasta es probable que regrese... en primavera, como los árboles, como los pájaros, como la risa.

                                                                                 

                                                                                   Marcelo  Scalona     

Rosario/12. Contratapa    29-12-2001. La ilustración es original.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-