"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Gracias

Publicado en General el 11 de Diciembre, 2006, 13:57 por pjavkin_

CARTA DE LECTORES. La Capital. 10/12

Hace un año, una mañana de sol y viento patagónico, un accidente automovilístico me introdujo en el juego de descubrir la precariedad de la vida. Desde ahí, todo fue un encuentro intenso y extraordinario con el amor, la amistad, la solidaridad.

En un año hubo cirugías, terapias intensas, yesos, sillas de ruedas, muletas, férulas y zapatillas de gigante. Un año después quedaron un par de cicatrices, pero sobre todo, mucho hambre de vivir. Y un mecanismo implícito que selecciona lo importante, lo que engorda, lo que nos hace felices, por sobre toda banalidad maliciosa.

Desando la íntima cosquilla del festejo, porque en esa conquista soy deudor. Y por eso lo comparto.

Todo este tiempo lo atravesé conmovido por el despliegue de cariño más impactante que pueda haber recibido y seguramente recibiré. Mi familia enorme en dimensión y cantidad, los habitantes de la patria errantes, los compañeros de buscar palabras, el Rengo mayor que me enseño el secreto del marchar sobre ruedas,  los camaradas de sueños, los adversarios de otrora, los amores perdidos,  los compañeros de bancos y recreos, los históricos facultantes, los socios cotidianos del avatar leproso, el afecto anónimo de una bocina o los vecinos de mesas, la cosecha de los viajes repetidos, y las ecuménicas oraciones que desde lo mas profundo me regalaron.  El sostén que me trajo hasta acá pasando por lugares profundamente oscuros, del que me sacaron las cartas, las visitas, los llamados, las guitarreadas, los abrazos.

Y los médicos y personal del Hospital Regional de Neuquén.

Y la sabiduría de los Dres. Lovesio y Villavicenio, la claridad del Dr. Klinjkan,  el “cuchillo mágico” de los Dres Boretti y Capitaine Funes (Quico y Carlitos para mí), el Dr Lovesio, los dres. Bianchi y D´Elía víctimas de todas las preguntas y ansiedades.

Y el Sanatorio Parque, sus enfermeras y mucamas, que se aguantaron incontinencias, desfiles masivos y las horas más largas.

Y el COT, desde febrero una suerte de segundo hogar para mí. Pablito Millikonsky que me enseño a ganarle al tiempo para pararme y caminar, y cada uno de los que ahí trabajan, que me controlan los pasos, me alivian los dolores, me empujan para adelante.

Y los periodistas de mi ciudad, que me abrumaron con el respeto y el afecto sostenido.

Escribe García Montero “… Parecía la tierra mas desnuda, porque la noche fue, como el vacío, un resplandor oscuro en medio de las luz…”. Por tanta luz, gracias.

 

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-