"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




13 de Septiembre, 2006


SAER... frag de La Grande

Publicado en De Otros. el 13 de Septiembre, 2006, 8:32 por MScalona

 p.  260, Ed Seix Barral


Acostados en el suelo, desnudos, con los ojos inmóviles, si cruzasen las manos sobre el vientre se parecerían a sus respectivas efigies esculpidas en la tapa de mármol de una urna funeraria, atravesando apacibles la eternidad desde alguna tarde romana o medieval en la que la muerte los sustrajo juntos del tiempo agitado y contingente, y las telas que recubren sus partes pudendas remedarían el agregado de algún obispo demasiado puntilloso que sin embargo prefirió introducir en el conjunto un ornamento realista para no caer en el recurso convencional de la hoja de parra. También podrían representar, y gracias justamente a las toallas blancas, a Adán y Eva obligados a cubrir con ellas aquello en lo que habían reparado recién después de distinguir el bien y el mal, antes de dormirse, tirados en la intemperie del campo, bajo el ojo ardiente del sol único que los cocina fuera del paraíso, meditando acerca de esa sustancia invisible que los atraviesa, los perturba y los cambia, arrastrándolos sin violencia, en las ondas, desconocidas en el paraíso, ineluctables y misteriosas, de la sucesión, que trabaja contra ellos, a favor de su ruina, con cada latido, suspiro o parpadeo, aunque intenten protegerse, a veces, con una inmovilidad engañosa. Son la pareja nupcial en estado de reposo, los principios complementarios que, al juntarse, ponen en contacto las dos mitades desactivadas del mundo, e instalando la vivacidad del presente para arrumbar de ese modo, sin saña pero también sin piedad, lo Anterior que pretendía, ilusoriamente, persistir sin límite, en un limbo estéril, disecado y polvoriento. Son ellos mismos mundo, realidad, destinados a segregar, en cada uno de sus actos, más mundo, más realidad, son, más aún, el presente, y hundiéndolos al mismo tiempo, sin advertirlo, en el pasado. Tendidos al sol, desnudos y sonrientes, con los ojos entrecerrados, parecen apacibles y eternos, y sin embargo flotan en el centro de ese torbellino. Hormigueante y rugosa, la isla del instante en la que creen haber encontrado un refugio, se deshace con ellos, incesante y a la vez fugitiva, y de lo que los rodea, nada cede más profundamente a esa alquimia corrosiva que lo que parece definitivo, estable o en reposo, como la roca, el metal, el diamante, la tierra, el sol, la luna, el firmamento.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-