"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




28 de Agosto, 2006


UNA GRAN MUJER

Publicado en Cuentos el 28 de Agosto, 2006, 18:31 por dafunistika

       Me ordenaron amarlo. Cada día era mucho menos simple y yo no podía resistir. La farsa fue la marcha nupcial y la funesta noche de bodas, donde tuve que entregar algo que ya no poseía.

          “Somos responsables de nuestros actos”, ¿por qué entonces no fui yo responsable de mi propio destino? ¿Es trágico morir a los diecisiete años? ¿O es menos trágico morir en vida a los cincuenta? ¿Cómo se pierde alguien? ¿Cómo duerme alguien en las noches sin fingir? Se recuesta, cierra los ojos, duerme. Sueña de noche, sueña de día. ¿Es cómo dijo Shakespeare, dormir es morir?

          Y ahora se aproxima, a mí, a mi cuerpo. Simulo estar dormida, como todos los días. Cree que me ha atrapado con sus besos y sus compras lujosas. Antes me importaba aquél cierto estilo de vida, ya no.

          ¡Podría apagar la lamparita, así podría dormir! Pero no, tiene que leer las cuentas de la empresa, tiene que embriagarse de trabajo. Yo debería hacerlo, así, tal vez escaparía. Así, podría escapar de mi familia que planeó esta estafa como matrimonio. Falso fue el amor, falsas las creencias. La fortuna viene en pequeños barcos que no son guiados. Entretejieron hilos, acuerdos empresariales, cuerpos como canje y beneficios económicos bajo las máscaras de Dios.

            ¿Cómo podría escapar? Cualquier cosa que hiciera sería una deshonra para mi familia o un pecado. Y no haré como ellos, señor, que todo lo ves, ¡no haré como ellos! ¿Cómo puedo escapar? “Comprende, mi querida, lo empezarás a amar. Y si no, la compañía se hace placentera con los años.” Más que placer, sería costumbre.

             ¿Qué puedo hacer? ¿Qué hacer ante el dilema del sueño eterno? Apagó la luz, me abraza, como todas las noches de estos últimos diez años. Me quiere, como todos los días y yo finjo, actúo como en el teatro. Soy una marioneta de Dios, de mis padres, del dinero y quiero escapar.

            Ya es de día, tan pronto, ¿será el alba la que llega, la que despunta es la alondra o el ruiseñor? “Abigail, amor mío, despierta”. Nunca fui tuya. Las escaleras se hacen tan largas en las mañanas, bajo, escalón por escalón y me siento oscura, sucia, perdida. El sueño eterno comienza en mis pies, llega a los músculos del brazo, a mis ojos y la imagen de mi marido que me dice: “¿Ya está listo el desayuno?”. Por supuesto. Desde muy chica me educaron para ser una buena ama de casa, me educaron, para no preguntar demasiado. Entonces, cuando él gastaba más de lo normal, yo no inquiría en investigaciones, sino que simplemente cierro mis ojos cual él cierra la puerta de la cocina cuando se va.

              Me ordenaron amarlo, barrer los pisos, me besaron la frente y me dijeron: “Querida, pequeños sacrificios por un bien mayor, harán de ti una gran mujer”. ¡No puede ser que tan pronto haya llegado! Está estacionando el auto en el garaje. Nunca me faltó nada, excepto de cuando en cuando, un poco de amor. ¿Dónde está la esperanza? Desde Montesco a Capuleto la poseían, ¿qué me queda a mí, ser como un príncipe danés? ¿Príncipe? ¿Princesa? Ama de casa, soy sólo una mujer muda y una buena cara para las fiestas. A veces soy, sólo una falsa moneda. ¿Debo alzarme frente al delirio de la muerte o seguir siendo la misma callada y oscura, sucia y perdida? ¿Qué puedo hacer?

              Levanto la mirada, él entra por la puerta, no puedo mentir es atractivo, siempre sonríe, no comprendo porqué. ¿Me ama, realmente me ama? ¿O es feliz sólo por el hecho de serlo? ¿Ha aceptado su vida con la cabeza gacha? ¿Cabizbajo ante sus padres o erguido ante Dios? ¿Ama él? ¿Odio yo?

              Me mira, lo miro. Comemos. Observándonos. De repente, se levantó de la silla y me besó. Intenté disimular mi sorpresa, intenté no mirarlo. Me serví un poco más de ravioles y no hablé más durante la cena.

               Era de día, pero el sueño eterno no comenzaba. Él reposaba a mi lado, dormía tranquilo, yo miraba el techo y mi mente se debatía. Pensaba en los últimos diez años de matrimonio, en mi familia, en él. En el Dios que me había abandonado y en mi sueño demorado que aquél día cumplía una década.

               Pensaba, y recordé que el revolver .45 acumulaba polvo en el armario, olvidado por los integrantes de la casa y en ese momento gritando por salir del desuso. Mi cuerpo gritaba a la par. Abrí el placard y la busqué. Los gritos provenían del último cajón, la .45 estaba envuelta en un rectángulo de algodón. Estaba cargada. El rectángulo era blanco. La tomé con dedos temblorosos, no pensaba en nada. Blanco con rombos pequeños. Mi mente se nubló. Disparé, sin apuntar demasiado. La pistola estaba fría. Las sábanas se cubrieron de rojo intenso, bordó.

                Y su cuerpo reposaba, tranquilo respiraba, dormía, y el placer y la costumbre me envolvían. Pero el sueño eterno no volvía, mi cuerpo no se adormecía. Ya nada importaba. Ya no escapaba. Después de diez años el amor y el odio se habían mezclado en mi cuerpo. Quizás mi madre tenía razón. Sí, una mujer que lo soportó todo. Sí, rombos pequeños, blancos y en relieve… sí, una gran mujer.                     

()()()()a EM()()()()

Publicado en General el 28 de Agosto, 2006, 15:47 por bianka

Oscuro, fin, negro
la melodía del se acabó
punzante, bien adentro
en estos ojos un dolor.

Es esa puta tristeza
del último vaso, del fin de la peli
cuando se prende la luz
y no estamos solos
que me pide otra vez bajar mis dolores,
dejarlos para después.

Y pasan las horas,
de sis y de nos
si supieras sólo algo me evitarías la canción
pero siempre en la duda, me harto de vos.

Ya no quiero más lluvias
ni poemas por tí
ni recuerdos trillados
ni beso, ni olor
Ya no hay más brindis,
ni cumple feliz
ya no insisto, no soy lo que fuí.

Dejame este rato,
aunque sea esta vez
mentirte a los ojos, decirte se acabó,
ya no te quiero
tenías razón; que el tren ya pasó.
Y escaparme despacio,
por la puerta de adelante
mirarte bien fuerte, creyéndomelo
para que sepas que esta vez me voy.


Probando

Publicado en Fotitos. el 28 de Agosto, 2006, 13:36 por Tintazul

 Investigo cómo postear junto al  amigo Arcimboldo, el Ante Garmaz del S XVI

EL INSATISFECHO... HOMBRE LENTO...

Publicado en Humor el 28 de Agosto, 2006, 9:57 por MScalona


dice Sandra Russo al analizar al INSATISFECHO

en sus estereotipos de varón, que Freud no alcanzó a desarrollar la figura de ciertos hombres

que parecen tener un agujero imposible de llenar o saciar, como algunas mujeres... ¿será cierto?

Tato PAVLOVSKY vs. BLUMBERG...

Publicado en General el 28 de Agosto, 2006, 9:43 por MScalona


http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-72121-2006-08-28.html

explicación de las cosas por sus causas, no por los síntomas...  

Abusemos de REP...

Publicado en Humor el 28 de Agosto, 2006, 9:41 por MScalona
Rep

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-