"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




8 de Agosto, 2006


Bazar

Publicado en Pavadas hechas texto, el 8 de Agosto, 2006, 23:45 por Descarga

Evidencia de saurios          

 

 

 

Qué se hace frente a un boliche de campo abandonado.  Sí, qué corresponde hacer.  Aproximarse despacio, con cuidado para no enredarse en un alambre o en las ramas desgajadas de los eucaliptos.  Armar una visera con las manos y mirar en su interior a través de la puerta donde falta un pedazo de postigo.  Quedarse en silencio y aclarar los ruidos.  Concluir que son los mismos de cualquier vacío.  Luego rodear una pared y meterse en el patio para intentar otro abordaje.  Qué otra cosa quedará pendiente sino levantar una madera o el cartel de Cinzano marcado por los escopetazos.  Esto pasa a menudo.  Pero también cabe retroceder.  Caminar hacia atrás por una necesidad imprecisa, superado por la clausura, por la certeza de que ningún núcleo de gorriones se descolgará de los árboles.  No hay que tener mayor recaudo porque es imposible llevar una línea más o menos recta. Se formará una medialuna de pasos y podrá verse mejor aquello de lo que priva la aproximación: los arcos de hierro de la cancha de pelota a paleta asomados detrás de la casona como las costillas de un saurio. Unos metros más atrás, a la par del camino, la hilera de pantallas de loza de la cancha de bochas revela la cola de la bestia.  Conviene quedarse con esta imagen encendida, casi sin beneficio de claridad para el reflejo de la tarde.    

 

Palabras sartén

Publicado en Cuentos el 8 de Agosto, 2006, 23:42 por - Alvaro -

         Nilda, como no recordarla. Su voz aguda franqueando paredes y puertas, preguntando si ya podía limpiar la habitación, si el baño estaba desocupado. Nilda barriendo la entrada, secando el patio, haciendo la comida.

         Hablaba poco, nada. Mi timidez debe de haberla animado a contarme su historia. Dijo haber estudiado derecho por algunos años, filosofía durante otros. Dijo haber enseñado en varias escuelas. Hasta los confines de mi adolescencia creí en cada palabra suya.

         Era una mujer fascinante, a cada problema le encontraba una solución práctica y un sentido trascendente que solo a pocos comunicaba. Cada vez que algo me dolía o molestaba, aparecía su lado más estoico; entonces, aprovechaba el primer silencio para decirme “Vívere est militare”[1]. Cuando acomodaba la ropa, o mientras ponía la mesa,  me hablaba de un cosmos ordenado, de una inteligencia suprema directora del mundo. Yo la escuchaba atentamente.

         Su aspecto, sus gestos, tan previsibles y naturales, no se condecían con ciertas extravagancias de su personalidad. Una noche confesó haber descubierto el aleph dentro de un armario del baño; otra, haber dado un salto temporal de un sábado a un lunes. Más divertida era su teoría acerca de la disponibilidad de la ropa interior, o de la irrealidad de la mugre.

         Con el paso de los años, a medida que fui perdiendo inocencia, pude advertir ciertos errores groseros en sus discursos. A menudo confundía autores, fechas; hablaba del superhombre kantiano, de Descartes y su duda “hiperbólida”. Ya era todo un universitario cuando fui hasta el cuarto de planchado, y con la confianza que dan los años, la encare para hacerle una pregunta poco simpática:

         “¿Como una mujer tan culta puede conformarse con  un trabajo de mucama?”

         Me miro a los ojos, seriamente al principio; luego giró con alguna dificultad ocultando una sonrisa, que, para mí, fue un sollozo.



[1] “Vivir es luchar”

LEE PAULA ARAMBURU

Publicado en General el 8 de Agosto, 2006, 22:46 por Lorena Aguado

Míércoles 9 de agosto, a las 7 de la tarde en la Facultad Libre de Rosario, Santa Fe 620.

Vayamos todos, va a estar re bueno. Además después hay música, vino y bocaditos. Un combo de lo más atractivo. Allí estaremos para escuchar a Paula!!!!

en San Pedro, ni siquiera caen piedras...

Publicado en General el 8 de Agosto, 2006, 15:31 por MScalona


Hay una asistente al taller que se caracteriza por tirar piedrazos

al blog todo el tiempo.  Acabo de leer en LA NACIÓN a qué se debe....


http://www.lanacion.com.ar/informaciongeneral/nota.asp?nota_id=829893

Yo no pienso ir a comer un asado a un lugar donde no hay ni granizo...

EL papá de "esta chica", al enterarse de la granizada dijo:

"En Baradero, caen piedras..."

LEI BIEN????? SE CASA JAVKIN?????

Publicado en General el 8 de Agosto, 2006, 12:08 por Lorena Aguado

REVISANDO EL BLOG, VEO EN LOS COMENTARIOS SOBRE LOS NOMBRES PROBABLES DE 1º AÑO ESTE POSTEO...

QUE ALGUIEN  ME LO EXPLIQUE PLIS

SE CASA JAVKIN? CON QUIEN???

ATENTTI MIRTAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

---------------------------------------------------------------------------------

Enviado por dufis pitufis (Email, Página)
Fecha: 6 de Agosto, 2006

son más barderos todos! dejense de joder! supuestamente ustedes son grandes!!!! bastante grandes, por no decir viejos y arruinados. jaja... snif, snif... o sea, me calmo, correción.
sugerencia calificada: (Querido doctor Pablo Javkin, aún aguardo estar en la primera fila de su casamiento, llevando el bouquet Blanco y Radiante) snif... ejem, ejem, me estaba aclarando la garganta nada más. Bueno: sugerencia. en vez de Timó Band of Brother`s... First Band of Brother's...

y nosotros lo quieran o no, hicimos historia.

dafne

~~~

Bazar

Publicado en General el 8 de Agosto, 2006, 2:49 por Eugenio

    No es fácil vivir en un bazar. Hace cincuenta años ya. ¿O quizás cien? Se hace

   todo tan borroso para la memoria… debe ser la edad, de otra manera,

   como se explica

   que me acuerde como si fuera ayer… cuando la señora Rosa nos trajo

   a  cajita musical y a mí.

   Todavía me retumba ese valsesito que emitía cada vez que se abría,

   era pegadizo y alegre al principio.

   Casi infeccioso. Tanto, que la señora Rosa (en ese entonces Rosita),

   cada vez que venía contenta,

   abría a cajita y  se zarandeaba frente a mis propias narices… una y otra vez,

   una y otra vez.

   Nos quería la señora. Claro que nos quería,

   si hasta cuando se casó con el señor Raúl,

   no dio el brazo a torcer con tal de llevarnos con ella a nuestro nuevo hogar.

   La pasamos bien, la cajita y yo.

   Estábamos de frente a la cama del señor y la señora.

   Los primeros años veíamos cada cosa…

   ¡Y qué seguido que lo veíamos...!

   Algunas veces hasta me cambiaban de lugar, pudor… decía la señora.

     Después, mientras las primaveras fueron pasando,

   la cosa empezó a aminorar,

   incluso un par de veces, el señor se divertía sin la señora, con otras. 

   Hasta sólo lo hacía, eso si, por suerte esas veces me daba vuelta.

     Ojalá  pudiera recordar por qué fue que la señora nos empeñó.

   Me suena a algo de crisis,

   me parece que la dueña de acá algo había comentado.

   Un tema  algo así como de economía y putas.

   Una puta crisis económica, eso era.

    La cuestión es que la señora nos entregó a cambio de unos pesos ley.

  ¡Que alegría haberle podido servir de algo a la señora!

  Eso si, cómo lloró esa tarde.

  A cajita nunca la abrieron y cerraron tantas veces como ese día,

  jamás sonó mejor.

  Que pena, como me hubiera gustado contestarle eso que me preguntaba

  cuando era chica,

  que lindo habría sido.

    Y ahora aquí estoy. Atrapado en esta suerte de museo,

   con la diferencia de que acá en vez de sacarnos fotos o

   llevarse un souvenir de nosotros,

   directamente nos compran si gustamos. Todos los lunes,

   bien tempranito, una señora viene y,

   plumero en mano, nos sacude el polvo, es más, a mi me pasa un trapito, y,

   si la dueña está distraída se lleva algunas cosas debajo de la blusa.

   Debe ser para limpiarlas mejor en su casa.

     Muy poquitos, apenas si los dejan entrar a los rayos del sol.

   Que a mí me escondan de ellos, vaya y pase, pero que culpa tiene el resto,

   con lo que brillaría el estuche para peinetas de alpaca con unos rayitos

   más o los cachetes de porcelanade Evelyn,

   supongo que ese es su nombre.

   Pero bueno, a la dueña le gusta esta atmósfera,

   como de un crepúsculo permanente, se jacta.

     Últimamente vienen más clientes, el otro día una señorita,

   acariciándose el pelo frente a mi,

   dijo que todo lo que hay acá es muy posmo, muy in.

   Y así fue como me separó de cajita.

   Se la llevó. En el bazar la habían acomodado lejos, pero igual la veía en mí.

     Ya no está, la extraño.

   Y sigo pensando en cómo me hubiera gustado haberle podido contestar

   a la señora Rosa:

   -Usted señora… usted es la más linda.

Bazar

Publicado en Poemitas. el 8 de Agosto, 2006, 1:36 por tomasboasso

Camalote


Señora, ¿de qué se trata todo esto?

A veces, me respondió, las cosas no se tratan.

Veo…, dije, sin pensar bien mi respuesta.

 

Sabía que el tiempo desgasta las cosas,

ahora sé, también, que el tiempo mismo las detiene.

 

La única forma de vivir al menos un día, continúa diciendo,

es hacerse el muerto al menos varios.

 

Entonces, uno comprende que sólo puede detenerse

si hay otros que corren.

El río que se mueve alimenta a los peces

que por un segundo piensan

en que hay otro modo de vivir.

 

Nunca es hoy

porque nunca es nunca.

Quizás sea cuestión de descifrar

que lo que parece no ser, es.

Así, siempre será hoy

aunque tan sólo sea una manera de decir…

                

more Calveyra...

Publicado en De Otros. el 8 de Agosto, 2006, 0:05 por MScalona

Costumbres en casa 

 La primera estrella

traspasa la ventana

y descansa del viaje

en el centro de la mesa.

 Jarra fresquita

olorosa a primavera,

ropero

de la pieza de al lado

-un traje persiste

en el olor de la muerta-,

  silla que mira al campo.

 Campo.

colonias de malvones

golpean a las puertas.

Si Virgilio viviera

diría

lo rosadas que parecen esas nubes.

El alma ya pronta

a la muerte por suelo.

Te llevaré la mañana temprano

en un vaso de agua.


Arnaldo Calveyra... si ven un libro suyo  que se llama

EL HOMBRE DEL LUXEMBURGO, no dejen

de comprarlo. O robarlo. Lo que puedan.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-