"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




17 de Julio, 2006


fotos

Publicado en Fotitos. el 17 de Julio, 2006, 23:11 por pilar almagro paz
http://www.flickr.com/photos/21402123@N00/







Relato Fantastico

Publicado en General el 17 de Julio, 2006, 19:42 por Nico5150

Naipes


Que se yo cuantos fernets me había tomado. Muchos, seguro. Ya eran tres y media, cuatro, y habíamos arrancado temprano, después del asado. Así que imaginate. Yo estaba esperando a la pareja ganadora para jugar la final. Fui al baño y cuando volví me puse a boludear con la caja de los naipes. Sentí que adentro quedaban cartas. La abrí. Vi que estaban las que no se usan: los comodines, los ochos y los nueves. No se porque, capaz que porque estaba en pedo, pero quede fascinado viendo el nueve de copas. Me pareció una carta genial. Llena de copas. Llenísima. Debo haber estado un rato largo así, embobado mirando la carta, hasta que el Gaby me llamó para ir a jugar. Ya empezábamos. La final. Quería hacerlos mierdas y llevarme el pozo que habíamos juntado, unos diez pesos creo. Primera mano,  mentiroso el Gaby canta la falta. Si lo conoceré a ese hijo de puta, siempre apura al pedo. Ojo, a veces le sale bien. Los guachos nos dan. Yo era pierna, el último. Todavía ni había visto las cartas. Cantan treinta y tres. Ellos eran mano. Estábamos fritos. Igual, anda a saber porque, miro mis cartas. Cinco de copa la primera, un caballo podrido la segunda y, tercera, el nueve de copas ¡Treinta y cuatro! ¡Como los cagamos! Me abrace con el Gaby locos de alegria y nos reímos en la cara de los perdedores,  toda la noche.

Ausencias, faltas, vacíos

Publicado en General el 17 de Julio, 2006, 18:39 por bianka

         Salí apurada del consultorio. No tenía que ir a ningún lado pero sentía una ansiedad terrible. Llevada por mis pies que parecían no ponerse de acuerdo, llegué a un quiosco golpeándome los talones. Compré una gaseosa. Pomelo pedí, algo que me sacara esa sed insoportable. A medida que la tomaba sentía como mi corazón en vez de apaciguarse, latía cada vez más rápido, entonces me ahogué. Empecé a sentir que mi cuerpo temblaba y mi boca se secaba otra vez. Era lógico mi estado, no había motivo para que estuviera bien. No soportaba la incertidumbre, el no saber que me pasaba, a mí, a mí cuerpo. ¿Por qué carajo nadie me decía? ¿No querían? ¿ No sabían?¿No querían decir que no sabían? ¿Acaso, no estaba yo en el completo derecho de saber que pasaba en mi interior?
  No me di por vencida muy rápido. Insistí durante meses con miles de médicos, me hacía todos los estudios y análisis, los más nuevos, los más caros, cualquier cosa que pudiera proveerme de una respuesta. La ignorancia me estaba torturando, pasaba el día pensando que quizás en unos segundos caería muerta y que nadie había podido hacer nada para evitarlo, que a pesar de mis advertencias se les habría hecho tarde; soñando que me despertaba con un análisis positivo y cuando buscaba el diagnóstico leía IRRELEVANTE.
  Fuí a uno más, el último pensé. Decían que era excelente, que se destacaba por tranquilizar al paciente e inspirar mucha confianza, pero lo cierto es que no parecía muy avispado; si bien era tranquilo a mí me dejó bastante inquieta que no me pidiera ningún análisis o por lo menos una radiografía. Me dijo que volviera la semana siguiente, que me seguiría evaluando.
  Volví sin muchas expectativas, pensando que me recetaría esta vez. Al cabo de media hora se hizo el silencio. Yo se lo que usted tiene dijo. Mi corazón dió un brinco! Al fin nadie se molestaría ahora por mis llamadas telefónicas porque yo SI tenía algo y todos iban a tener que cuidarme. Qué tengo pregunté mientras esbozaba una sonrisa que no supe disimular. Me tomó de las manos, y mirándome a los ojos dijo “Usted tiene ausencias, faltas, vacíos. El enfermo no esta en su cuerpo, sino en su cabeza. Mi receta es que vaya a ver a un psicólogo”.
  Que decepción… no tenía sentido que me cuidaran para por ir al psicólogo. Volví a casa, tomé la cuchilla y decidí que era hora de que se les hiciera tarde. Ya me estaba aburriendo.

Inevitable

Publicado en Cuentos el 17 de Julio, 2006, 18:21 por dafi

       La mujer, que era rubia y de uñas largas cruzó la calle. Eran casi las diez de la noche, cuando ella salía del trabajo y se dirigía a su casa. Entró en un bar, con la excusa evidente de siempre, no quería ir a casa, se sentía sola en las noches. El lugar estaba lleno de gente, la música retumbaba en los oídos. Sus amigos de la oficina se hallaban ahí. Como también aquél, que la había dejado plantada innumerables veces. Se acercó con un poco de timidez y pudor, saludó y pidió una copa de Chardonay.

       Aquél hizo una broma sobre algo que había pasado en el trabajo, lo ridículo de ser mujer en un mundo de hombres, hoy lo sufría ella. La mujer formaba parte de la broma. Así continuó, desde las diez hasta las tres de la mañana. la rubia iba por su cuarta copa de Chardonay, pero aún le molestaba. Se disculpó para ir al baño. Se lavó la cara, se acomodó el cabello, largo, suelto. Y, de un momento a otro, entendió. Después de tanto tiempo de humillaciones, de tomadas de pelo, finalmente comprendió.

      Salió del baño, apurada. Le temblaban los dedos, su corazón palpitaba extasiado, la mirada se le había endurecido. Él comenzaba otra broma, esta vez no lo dejó terminar. Hundió las uñas que tanto había cuidado, en los ojos sorprendidos del idiota. Coin las manos oscurecidas abandonó el bar, era libre. El idiota comenzaba otra broma, como de costumbre.

s t o l t : : t a n k e r s

Publicado en General el 17 de Julio, 2006, 16:18 por Lorena Aguado

Miro el río, a ningún otro lado distinto que el río.

Justo hacia el medio del río.

En el exacto promedio.

Digo Stolt Tankers y no digo otra cosa que eso: el nombre de un barco anclado un poco más allá del medio del río.

No sé nadar, ni crol  ni mariposa. No quiero nadar, es la primera certeza que me surge luego de decir Stolt Tankers.

Poseo una vieja cicatriz, siento que se afloja con el agua, aunque yo no esté sumergida en el río turbio, aunque sólo lo mire.

La cicatriz se abre y me duele. Ninguna otra cosa más que eso.

Prefiero los muelles a las orillas. Rubias, coquetean con la inundación; la histeria propia de las catástrofes.

Los muelles, en cambio, interrumpen el río; lo hacen entre paréntesis de madera e interlineado de troncos. Sólo en el muelle, se me hace necesaria una caña de pescar.

La pesca me sugiere una actividad sencilla. Un pez  conserva siempre su apariencia antes de morir, no grita, no llora, -¿alguien vio alguna vez llorar un pez?-  no niega, no toma decisiones apresuradas. Es de un solo lado por vez que se advierten los peces. La dualidad de los peces es un atributo que no envidio.

Stolt Tankers es amarillo y permanece así: amarillo y anclado. Nada más que decir de Stolt Tankers, excepto eso.

Yo resisto herida mirando el río, mi cicatriz se abre

y huele mal

y se ve mal

y comienza a molestarme.

Eso es, por el momento, lo único que puedo decir de mí.

LUNES...

Publicado en General el 17 de Julio, 2006, 16:02 por REFLEXIVA

HAN PENSADO CUANTO TIENEN DE COMIENZOS Y CUANTO DE FINALES LOS DÍAS LUNES.............??

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-