"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




14 de Julio, 2006


Mercado Laboral

Publicado en General el 14 de Julio, 2006, 23:03 por bianka

Me busqué muchas mañanas entre ayudantes de carnicero y señoritas con buena predisposición para hombres mayores. Creo que fue al tercer mes que empecé a desesperarme. A no dormir, despertarme por el crujir de las puertas, el motor de  los colectivos o la cumbia rimbombante de los fines de semana. Me encontraba ya en un estado calamitoso, triste, propio de una persona que no sabe donde esta, hacia donde se dirige, o donde quiere ir.

No lograba, no logro, entender como había llegado a eso, como fue que me había dejado estar tanto tiempo. Tenía que hacer algo, la inutilidad me estaba volviendo loca, y con las pocas horas de sueño me encontraba nada presentable para una entrevista formal.

Así que un día tomé coraje y llamé para ofrecerme para uno de esos puestos, con los que poco me identificaba. Envíenos su CV me dijeron, si como no respondí, mientras pensaba, Para que les importa mi CV si después de todo su único fin va a ser romperme el orto. Lo mandé. Le agregué algunos detalles acerca de mis hobbies como ver películas eróticas y posar para desnudos e incluí mis medidas como si me presentara a un casting de modelo.

Increíblemente no tuve ninguna noticia durante la primera o la segunda semana. Hecho que me deprimió aún más. Estaba tan baqueteada que ya no servía ni para puta. Me convencí que había sido un error y me juré nunca mas volver a presentarme para esos rubros. Sin embargo, a los pocos días de decirlo mi decisión se hizo añicos cuando sonó el teléfono y el hambre me dijo, dejate de joder y anda! Algo es algo.

Esa noche traté de dormir todo lo posible. Por la mañana me bañé y al cambiarme me encontré con la disyuntiva entre elegir ¿un típico trajecito negro de entrevista o mejor unos jeans apretados con una musculosa? No pude, me puse el trajecito.

Al llegar a la dirección indicada creí que era un error grosero de mi inconsciente. Sabía que no perdía nada con preguntar pero la verdad me daba vergüenza. Me fuí a una telefónica y llamé diciendo que quería confirmar el horario y la dirección, me dijeron que si, que los datos que yo tenía estaban bien. Mi desconcierto era cada vez mayor.

Después, luego entrar a la sala de espera de las entrevistas y hablando con las demás postulantes entendí mi error; mi CV lo había enviado a una agencia de señoritas, pero no de las que cojen, ¡de las que desfilan! Ojo, no me llamaron para modelo.

Entré en la sala casi temblando. De regreso a los sillones de cuero, a las secretarias con pañuelos y a los café de máquina. Que delicia estar otra vez allí. Como me gustaba sentirme uno de ellos, como lo quería. Empecé a desesperarme, sentía que la cabeza se me llenaba de ideas sobre como lograr que me eligieran y obligaba a la boca a vomitar todo junto. Hice el mayor de los esfuerzos para controlarme, para no parecer una desesperada, una muerta de hambre. Pero lo estaba, era la oportunidad de recuperar mi carrera, mi estilo, mi vida! Quería tanto volver a mi vida…

Pasaron los días, semanas, nada… a lo mejor estaba demasiado pintada, o hablé de más. Quizás muy rápido y no me creyeron apta para atender el teléfono… igual nunca me oyeron del otro lado del tubo porque jamás se comunicaron.

No todas las historias tienen un final feliz me dijo un amigo, no todos nacimos para tener la vida que queremos, pero de jodidos es que la vivimos igual, así, como venga. Y me dejó mas tranquila.

fantástico ambiental... Mirta NO cede a lo fantasioso...

Publicado en General el 14 de Julio, 2006, 15:03 por Mirta Pujol

LA  PESCA

Las olas la roen… a veces se quiebra y se vuelve a armar. Pedro espera, como todas las noches con las redes tendidas y  los remos sobre el bote, reposando al costado de sus piernas. Para entretenerse, arma un  cigarro; sabe que es mejor no encenderlo y lo cala en su oreja.

Tiene fija su mirada en el río,  en esa luz que ora se quiebra, ora se multiplica en infinitos círculos concéntricos según el capricho del viento.

Sopla el pampero, hay olor a lluvia. ¿Tendrá que  abandonar y regresar sin nada?

Inclina la cabeza sobre su pecho, el leve balanceo lo adormece. Se abandona…

Fuera de su sueño todo es soledad. Se sobresalta.. El viento está bravo. El oleaje devora la plateada  redondez, la canoa se inclina a estribor. Se apura a regresar. Empuña los remos. Atento el oído y mirando el cielo, la busca. Allá está, completa en el plenilunio, soberbia, inasible, extrañamente venerada por él, un hombre rudo, áspero, solitario. Un jinete del río que persigue a la luna en el agua,  con la desmesura enamorada del poeta

Falta poco para el aguacero.

-Si es sudestada, tenemos pa" rato…- Se dice murmurando o  a la  luz trémula del ocaso, que flotando húmeda al alcance de sus manos, parece lista para caer en las redes.  Pero el río picado  la desarma, la roe, la devora. Una vez más y es hora de volver.

Enciende el cigarro, lo aprieta entre los dientes y comienza a remar hacia la orilla.

Lo escoltan las redes livianas, vacías, sin peces ni luna.

¿Mañana?  Otra vez…


Mirta  Pujol


NOTA de  Marce:  me encantó que siendo la tarea, un relato fantástico, y siendo el personaje, Pedro, el apóstol, la autora no haya cedido al facilismo del milagro o el objeto extraordinario, sino que la fantasía está puesta en la forma poética, las veladuras, las omisiones, lo sugerido, lo subjetivo, es decir, más en lo psicológico que en lo fáctico o sociológico... 

"La Oscuridad de la luz"

Publicado en Cuentos el 14 de Julio, 2006, 2:38 por Eugenio

    Luis, hijo, ya te dije mil veces que no existe el cuco. No, mamá, si existe, y me hace cosas feas, no me dejes solo, porfa porfa. Bueno, está bien, pero por esta vez nada más, mira que mañana tenés que ir al colegio y es muy importante que vayas, papá y yo te queremos mucho y hacemos un gran esfuerzo por mandarte al mejor preescolar. Pero no me gusta má, extraño a mis amigos. Ya se hijito pero no podemos volver, tuvimos que venir a vivir más cerca de tus abuelos- vaciló- para poder estar mas juntos.

    ¡No quiero dormir sólo! Tengo miedo, tengo miedo.¡Tengo miedo!

     Ese día mamá se quedó conmigo toda la noche, tardé en dormirme, lo suficiente para sentir como el cuco, "eso" que mis padres dicen que sólo existe en mi imaginación, abrió la puerta muy despacito, miró la oscuridad y volvió a cerrar la puerta, mamá no se dio cuenta, papá tampoco.

     Al otro día cuando estaba tomando la leche, mi hermano Enrique entró a la cocina enojado y, sin decirme nada, me pegó un coscorrón  y se fue.

      Otra vez es de noche y tengo que irme a dormir, papá y mamá no me creen que me duele la panza, dicen que no puede ser que siempre me duela, me piden que deje de inventar, yo los quiero mucho, y ya la pasaron bastante mal cuando el cuco venía a nuestra vieja casa. No quiero ponerlos tristes.

       Bueno, mi vida, papá y yo estamos muy cansados hoy, si no querés dormir solo, te dejamos que duermas con la luz de tu cuarto prendida. Gracias má.

        Me acuesto y cierro los ojos bien fuerte: "angel de la guarda, dulce compañía..."

        Se apaga la luz y escucho un: shhhhh!

        Tengo miedo, tengo miedo.¡Tengo miedo!

AGUAS LEJANAS

Publicado en General el 14 de Julio, 2006, 1:03 por pjavkin

Aguas lejanas   

                              (dedicada al Fabri)

Ella baila,

ella arroba baila

y vuela.

La vincha se estela

y él descubre

la constelación absurda

de la pasión eterna,

del tal para cual.

Saint Joan

mes amis

flota por el raval

gótica y cumparsita

entre guapos del borne

entre adictos al borde.

El vértigo impúdico,

la medias en hélice

y los labios iguales

arriba y abajo,

formando un mismo estrecho.

Ahora vas a ver,

quieto, trabadas las ruedas

ni el soplido te salva de la estática.

Heráclita distancia

de los amores idos

de las aguas distintas

de los nunca dos veces

del perfume indeleble

que nos deja

los insomnios sudados

las hincadas palabras

hasta inspirar

los versos más concretos.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-