"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




VICENTE ALEIXANDRE... Nóbel 1977

Publicado en De Otros. el 29 de Junio, 2006, 14:21 por MScalona


CANCIÓN A UNA MUCHACHA MUERTA


Dime el secreto de tu corazón virgen

el secreto de tu cuerpo bajo tierra

quiero saber por qué ahora eres un agua,

esas orillas frescas donde unos pies desnudos

se bañan con espuma.

Por qué sobre tu pecho muerto

sobre tu dulce hierba acariciada

cae, resbala, acaricia, se va

un sol ardiente o reposado que te toca

como un viento que lleva

sólo un pájaro o mano.

Por qué tu corazón como una selva diminuta

espera bajo tierra los imposibles pájaros,

esa canción total que por encima de los ojos

hacen los sueños cuando pasan sin ruido.

Canción que a un tiempo muerto o vivo

que a un ser hermoso que bajo el suelo duerme

cantas color de piedra, color de beso o labio

cantas, como si el nácar durmiera o respirara.

Esa cintura

ese débil volumen de un pecho triste,

ese rizo voluble que ignora el viento

esos ojos por donde boga el silencio

esos dientes de marfil resguardado

ese aire que no mueve

unas hojas no verdes.

Oh, tú, niña...

cielo riente que pasas como nube;

pájaro feliz que ríes como fuente,

chorro fresco que te enredas con la luna

césped blando que pisan tus pies adorados.



VICENTE ALEIXANDRE nació en Sevilla (ESPAÑA) en 1898

y murió en Málaga en 1983. Obtuvo el Nóbel de Literatura en

1977.  En parte integró la famosa Generación del 27 (con Lorca,

Machado, Alberti, Cernuda o Salinas).  Sin embargo, más

parecido a Machado o Alberti, se mantuvo dentro de lo que

llamaríamos el POST-MODERNISMO  (Ruben Darío), es decir, no

entró en las vanguardias del siglo XX, aunque también su

trabajo lírico fue más elaborado, contenido, hermético,

ni tan sonante(rima) ni tan métrico como en el modernismo. 

En particular destaca la capacidad visual y emotiva de sus

metáforas que lo ubica sí como un gran ULTRAÍSTA.  En este

poema, especialmente, las sustituciones que usa para hablar de

la ausencia carnal o real de una niña y para nombrar -sin

nombrar- ese nuevo lugar real-irreal en que ubica la muerte a

un ser querido, son de una dulzura que no cede a la sensiblería

ni pierde hondo existencialismo.  

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-