"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




28 de Junio, 2006


Alfombra de oso negro

Publicado en De Otros. el 28 de Junio, 2006, 21:34 por negrointenso

Todos nos hemos puesto muy Shepardianos.

Este poema aparece en el libro "Luna halcón" (Ni loca lo regalo)

ALFOMBRA DE OSO NEGRO

Sigo viendo una alfombra de oso negro delante de mí

a dondequiera que vaya se empeña en mirarme

en Horn y Hardats

aparece de nuevo

me veo sentado ante ella en un piso de madera

fumando una pipa

quieto como un esquimal

oyendo afuera a los perros que desgarran pescado

no habla

no quiere nada de mí

pero no parece del todo muerto

aunque no es más que la piel y el pelo y la cabeza

y las garras

y unos ojos de grosella negra

parece patético y fuerte

no me contesta cuando le pregunto su nombre

le amenazo con un cuchillo de monte, pero él se

limita a arrastrar el culo

lo saco a pescar y a cazar pero no le interesa

intento jodérmelo desde todos los ángulos

por la cabeza

por el culo

pero no le interesa

así que esta noche lo he arrojado al fuego

el hedor era espantoso

no han quedado mas que las uñas

me he hecho un collar con ellas.

Lo llevo a todas partes

ese oso me ha dejado solo, muy solo.

Sam Shepard.

Sam Shepard

Publicado en General el 28 de Junio, 2006, 18:26 por lilian

Para Susan, Lore y las chicas del taller que gusten:

...y además escribe lindooo

“La innecesaria justificación de un acto irracional”

Publicado en General el 28 de Junio, 2006, 17:52 por Eugenio

   Olvidémonos del porque, eso ya lo sabemos todos. Decidí hacerlo esa tarde gris espesa, cuando la vi salir del hogar de huérfanos al que asistía día por medio, para esparcir su sobrante de benevolencia a chicos tan inocentes como lastimosos. La vi sonreírle a un perfecto extraño sin la más mínima razón que lo justifique, perplejo por presenciar un gesto tan injustificado decidí acercarme a ella y preguntarle:

     -¿Porqué lo hiciste?

     -¿Por qué hice que cosa?-contestó ella

     -Le sonreíste a un perfecto extraño.

     -Jajaja.-río exageradamente

   Irritado por no entender la causa de su carcajada, arremetí nuevamente:

     -¿ De que te estás riendo?

   Me miró de la manera que yo mas odiaba con la perfecta alquimia entre lástima y desprecio, de sus labios brotaron dagas:

-         Es que vos nunca me entendiste por eso jamás viste de mi ese tipo de sonrisa.

-         ¿Y que tengo que hacer para merecerla...o verla siquiera?-le pregunte.

-         Ser...

-         ¿Pero, que soy?

-         Otro o incluso podés ser cualquiera pero nunca vas a ser él.-dijo ella sin siquiera parpadear.

  Respire hondo y sin hesitar crucé la calle midiendo la velocidad de mis pasos para no demostrar la urgencia que tenía todo mi ser de alejarme de allí lo más rápido posible.

   Decidí que solo una cosa restaba hacerse para no sufrirla más: aniquilarla.

   Unas calles después, al llegar a una esquina, vi a un ciego esperando a ser cruzado, sintió mi presencia y dijo:

-¿No me ayudaría a cruzar la calle?

-No puedo.-contesté

-¿No me diga que usted también está ciego?

-         Aparentemente hasta hoy lo estuve.

-         Bueno, ¿pues entonces que lo impide cruzarme si ya puede ver?

-         Ella me lo impide.

Y  huí raudamente de esa esquina. Más liberado, algo había muerto en mi..

COLUMNA DE FONTANARROSA SOBRE EL MUNDIAL

Publicado en De Otros. el 28 de Junio, 2006, 13:58 por Lorena Aguado

http://www.clarin.com/diario/2006/06/28/deportes/m-00901.htm

"Los germanos sean unidos"

 Simplemente me pareció genial.

Cito un párrafo cualquiera (ninguno tiene desperdicio):

Esteban, el sobrino de la vecina del octavo, el que está en la edad de los por qué, el que todo lo quiere saber, el que es Inspector de Robos y Hurtos, pregunta una vez más: "¿Insultarán a los suizos cuando vuelvan a Suiza después de haber quedado eliminados amargamente?". Nadie le contesta, pero nos da la impresión de que a los suizos les puede pasar lo que le pasó al protagonista de aquel chiste clásico, quien, al volver 25 años después a su pequeño pueblo y caminar por las calles con su valijita, recibe la pregunta de un vecino: "¿Te vas de viaje?"

Mi vida (Carta de Amor desesperado)

Publicado en General el 28 de Junio, 2006, 10:17 por Adolfo Villatte

Mi vida:

 

                                                No esperes que en esta oportunidad cuide mis palabras y te hable dulcemente como sabes que puedo hacerlo. Este es el tiempo del desesperado, del que transita por el estrecho pasillo que conduce al cadalso. Es que no quiero ser sutil, sino gritar, embrutecido, que te amo y que así, demediado, ni siquiera soy un despojo. Sin tus gestos suaves, tus palabras comprensivas siento que he vuelto a ser la bestia huraña y contraída que era antes de conocerte, cuando me despertaba en los rellanos de las calles, donde caía vencido por el vino rojo que se negaba a hacerte aparecer.

                                                Me hiere pensar que convivimos separados en el mismo mundo; que podés ser dichosa sin mí; que vas al cine de la mano de otro; que alguien más ceba el mate cansino de los domingos a la mañana después de amarnos; que existís aún sin tenerme... porque yo no puedo hacerlo.

                                                Como el suicida, fantaseo con que lloras por el dolor que te produce el vacío de mi ausencia; desde lo alto deseo verte, como quien puede verlo todo, serpenteando de desdicha por la cama que fue nuestra, retorciéndote entre las sábanas arrugadas, tu cara roja e hinchada por las lágrimas, los ojos desconsolados...

                                                Te envío, en los cortantes filos del papel en que escribo esta carta, incisivas dagas para que laceres tu carne y dejes fluir la sangre que bebería para hacernos uno, rogando que la realidad de esas llagas te enseñe, como un espejo, las úlceras que hacen más trabajoso el latir de mi corazón y el respirar sin vos.

                                                Y, aunque invisible, firmo estas líneas con el tibio fluido de mi hombría, con los rastros de la progenie que quiso ser tuya y que, sin cuenco, se derrama solitaria sin poder construir la posteridad que deseó juntos.

                                                Te desprecio por no sentir lo mismo que yo; por ser cruelmente indiferente; por no estar en mis días oscuros; y, más que nada, por obligarme a de rodillas pedirte que vuelvas.-

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-