otro Autobiográfico

Publicado en De Otros. el 11 de Junio, 2006, 12:58 por MScalona

Abuelo desconocido



No sé quién fue mi abuelo materno. Durante toda su vida, llamé abuelo al esposo de mi abuela, al tipo que le había dado el apellido a mi madre. A medida que fui creciendo me fui enterando de algunas historias de mi falso abuelo que me hicieron pensar que no era un buen tipo. De a poco comencé a fantasear con la idea de que el que debía valer la pena era el otro, el verdadero.

Con la ayuda de mi madre pude reconstruir algunas partes de la historia que durante años mi familia materna (mis abuelos, mis tíos y mis primos mayores) habían barrido debajo de la alfombra. A mi mamá también le había costado contar su historia pero cuando yo crecí ya estaba vuelta de todo y no tenía drama de desarrollarla en la sobremesa, café y anís Ocho hermanos de por medio.

En el año 1926 mi abuela se fue de su casa en la afueras de Cambados, en Pontevedra, a trabajar como mucama al hotel más lujoso de Galicia: el Hotel La Toja. Ahí conoció a un compañero de trabajo con el que tuvo una historia ("sólo lo hicieron una vez" fue el comentario de mi madre según lo dicho por mi abuela) y mi abuela quedó embarazada. Ni en Cambados primero, ni en Buenos Aires después, mi abuela dijo abiertamente quién era el padre de su hija. La teoría más seria (confirmada por alguna amiga de mi abuela) es que se trataba de un tipo llamado Jesús. El apellido podría ser Paz. Teoría que se refuerza con el nombre que le puso a mi madre: "María Paz" (y no María de la Paz, como se estilaba entonces).

Según mi madre (mis tías –hija del falso abuelo- lo negarían), mi abuela siempre vivió enamorada de su primer amor. Por eso se recluyó en su casa de Remedios de Escalada y no salió de ahí por décadas, por eso parecía siempre triste, por eso quería tanto como rechazaba a su hija mayor.

Una vecina que estaba en el momento en que murió mi abuela recordó sus últimas palabras: "murió con el Jesús en la boca" le contó compungida a sus hijas. Mis tías creyeron en una tardía vocación religiosa. Nosotros sabemos realmente a quién se refería.

Sergio S. Olguín

 

* Comentarios (2) | Comentar | Referencias (0)

  

"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.

Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-