"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Desconcierto

Publicado en Cuentos el 8 de Junio, 2006, 14:41 por Alvaro

DESCONCIERTO

            Al principio fue una molestia leve, soportable. Al cabo de unas horas comenzaron las náuseas, el mareo, un dolor que fue esparciéndose hasta el desfallecimiento.

            A las diez de la mañana me comunicaron la infausta noticia; quince minutos más tarde ya estábamos en la concurrida sala de espera aguardando que un neurólogo nos atendiera. Pasamos a una habitación pequeña; de pie, junto a la puerta, un desaliñado hombre de guardapolvo blanco nos recibió con un apretón de manos.

- ¿Doctor Visos? - pregunté en base al nombre que llevaba prendido en su vestimenta.

- No señor! Doctor Miralles, a su disposición - replicó una voz jovial.

            El doctor se acomodó en su escritorio y procedió a cumplir con una serie de preguntas rutinarias; de vez en cuando escupía al suelo, o ladeaba su cabeza en signo de desinterés. La hipótesis que surgió desde el primer contacto visual se reforzaba; la sospecha de que podíamos estar ante un impostor de escasos conocimientos médicos era inevitable. Comencé a impacientarme.

            Permanecí sentado observando como revisaba a mi afligida esposa, percibí una especie serenidad contagiosa en sus movimientos. Ahora, toda mi atención se centraba en su lenguaje, utilizaba con frecuencia palabras como "panza", "cabeza", "gambas", "cogote", y otras similares; nada de cefaleas ni síntomas estomacales. Me disuadió de terribles ideas la posibilidad de que todos los pacientes fueran atendidos (subestimados en su mayoría) de la misma manera; sin embargo, era notorio que nuestro caso era distinto; por lo demás, no podía concebir que un profesional de la salud se expresara de tales formas, aunque también recordé la excentricidad que muchas veces acompaña al genio.

            Tras un diagnóstico ambiguo, fuimos despedidos con un simpático "chau che, cuídense los dos".     

            Durante varios días soporté una duda repugnante. El lunes por la mañana, entre café y medialunas, abrí el diario y leí los siguientes titulares: "Hombre fue detenido por dispararle a su vecino en la panza"; "Fuerte dolor de cabeza afecta a miles de habitantes de la zona sur."  Fue entonces cuando deduje que el doctor Miralles era neurólogo, y que muy posiblemente su apellido fuera Miralles.


  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-