"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




SI FIDEL DEBIERA MORIR

Publicado en General el 18 de Mayo, 2006, 20:38 por OmarMay

   Es viernes. Tengo una cita por primera vez con una chica con la que he estado alternando. Quedamos en salir a tomar algo. Voy al kiosco en busca de La Capital y de acuerdo a la sección cartelera, cuál será el programa que armo. La que me atiende, junto con el diario, me entrega un folleto de un Resto-Bar "El Cubanaso". Le pregunto si lo conoce ( lo que en realidad sería, podríamos ir juntos; está buena la petisa, más cuando va, que cuando vuelve), a lo que me dice que sí, que se pone bueno.

  María Eugenia es de esas mujeres a la cuál uno siempre querría halagar y brindarse una oportunidad. La paso a buscar para tomar algo,- tengo poco tiempo hoy-me dice-, pero mañana podemos salir más. En la charla inicial, entre investigaciones entrelíneas que nos hacemos mutuamente, desliza que le encanta bailar salsa, a lo que le comento de un lugar nuevo en la calle Pellegrini que me dijeron que se pone bueno, y como en este ritmo me tengo fe, quedamos para ir el sábado.

 -Justo- le digo-, en el programa que me dieron reza :"La mejor Salsa y cócteles para disfrutar  Grupo AZUCAR en vivo".

 - Genial, vamos ahí, estuve tomando clases de salsa- contesta eufórica- y hace rato que no bailo.

-         Yo bailo música tropical- le digo canchereándola- salsa  es un nombre comercial, no existe.

-         No importa, bailamos salsa y tropical si así querés.

  Cuando llegamos al lugar, tenía mas pinta de bar que del resto, ni onda tropical, frío, a lo mejor ambientado para esa  zona del Parque se nota siempre. Había una mesa larga que ocupaba la mitad del salón con cincuentonas, todas, festejando un cumpleaños. Mientras espero que nos atiendan, observo el lugar y las paredes estaban llenas de cuadros del Rosario antiguo y en la otra, parecía que era algo de una Cuba muy lejana. Los manteles individuales, de plástico,  serían sacados de un Hotel de Miami donde van los jubilados a pasar sus últimos años. La carta ofrecía pizzas, sandwiches, carlitos y algo similar a comida de la isla caribeña, como para que nadie la pida; con el único detalle de una foto de Hemingway, muy cubano él.

  Se nos apersona un grandote, barba candado, camisa naranja flúo y pantalones blancos,con un acento entre Che Guevara y Hugo Chávez  nos dice que ya nos manda los mozos.  María Eugenia espantada, observando la transpiración  debajo de las axilas que le llegaba casi a la cintura me dice: - Si transpira tanto, que por lo menos se ponga una camisa blanca y no ofrezca comida-. Yo le digo -que bárbaro no- pensando que soy de transpirar mucho ultimamente y lo astuto que estaba de haber ido de camisa blanca y púlover. Se nos acerca un moreno, camisa azul oscura floreada, un gorro blanco onda Ibrahim Ferrer , con mas pinta de pernambucano que cubano,a traer daiquiris. A la moza le pedimos un carlitos especial de pollo. Cuando lo trajo lo especial que tenía que era el más chico y común que había visto, y nos acomodamos para ver el show.

  Se disponen tres músicos absolutamente vestidos de negro, dos con micrófonos en la mano y un tecladista. El que estaba en una punta,  con una cara de primera actuación y timidez,  se quería esconder entre la puerta y la columna. Se quedaba parado todo el tiempo y el del medio, luego de saludar a la cumpleañera, les dice que se van a divertir con toda la música cubana. Canta dos temas de Sandro, imitación incluída, alargando vocales y haciendo gestos, les dice: -quieren escuchar mas Sandro-a lo que el viejerío aúlla que si, -o Cacho Castaña- (dura elección) y anuncia "Ojalá que no puedas" entre chistes a maridos ausentes sacados de Café Fashión. Allí termina, anunciando que más tarde harán música salsa y baile. Cuando vuelven, el que había estado parado todo el tiempo micrófono en mano sin saber a donde mirar o pararse, empieza a hacer señas espantado que apaguen las luces, en ese intento las prendían a todas, más se espantaba, hasta que logra que lo dejen con poca luz. -"Ahora sí, toda la música de Cuba para Uds."-exclama el del medio y arranca el tímido a cantar con una vocecita que cada vez se le apagaba más, una canción de Juan Luis Guerra "Como Abeja al panal", a lo que el imitador tenía que meterse encima y entre chistes a las del cumpleaños, le dice que sigue la música cubana y arremete con un tema del negro Rada, para finalmente anunciar uno de la cubanísima Celia Cruz  y hacen el tema Oye como va de Santana,  anuncian su retiro y el baile de salsa.

-         Muy cubano todo- me dice entre dientes María Eugenia -veremos que pasa con el baile.

  El transpirado anuncia una demostración de cómo se baila la salsa  y el particular movimiento de caderas. Música caribeña con volumen más para hablar que para bailar; sale el moreno dejando sus funciones de mozo y ocupa el de primer bailarín con una chica vestida con los colores de la bandera cubana, que se notaba que sabía de salsa: a la bolognesa, a la parisien, a la carusso y todas las combinaciones posibles para lograr esa gordura.  Un tema y vuelve ya más suelta de ropas y rollos, se van, y el transpirado meta a sacar viejas a bailar para que no se vayan.

-         La próxima vez, traé a bailar música tropical como vos decís, a otra- me dice  María Eugenia entre la  ironía y la furia-.

  Mi noche y mi salida de sábado arruinada nuevamente, buscando repuestas en el  espejo,  mientras cargo el cepillo de dientes, me lo llevo los dientes y siento algo asqueroso, creo que es el desodorante del transpirado en el primer momento, por la repugnancia. Cuando leo el pomo del dentífrico, veo "Esculeol P", pomada rectal para uso externo de hemorroides. En ese momento y con toda la bronca bien rioplatense  pienso si Fidel  Castro debiera  morir.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-