"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




EL DISCURSO OVALADO

Publicado en Cuentos el 10 de Mayo, 2006, 0:34 por analialardone

“Y el mundo es un hervor de caracolas

ayunas de pimienta, risa y sal,

y el sol es una lágrima en un ojo

que no sabe llorar.”

Joaquín Sabina- Alivio de Luto

 

 

Escapar de tu risa es compatible con estar sentada sobre un nido de hormigas, pero de las rojas. Esos dientes vistosos y la carcajada generosa y dilatada que afinaba los ojos blancos, en el perfecto instante en que encogías el cuerpo hacia delante como quien sufre un malestar estomacal. Quiero evitar pensarte debajo de mí a través de aquel espejismo, el más fiel amigo porque me acompaña en cualquier situación, desde cuando tengo que tender la ropa y sentir su humedad, hasta cuando salgo con algún púber que habla de cómo logró posar la pelota sobre el césped para que su equipo saliera Campeón Regional de Rugby 2005, y luego no tienen idea de modales ni de mis ganas de enamorarme de un chico tan lindo como él, pero menos ovalado. Para que esos muchachones ya no se arrimen, hace días intento vestirme de colores oscuros en la gama de marrones, nada de escotes ni pintura en la cara, algún crucifijo en el cuello, cargando carpetas y lentes, como una mina conservadora, con la evidente intención de conocer un ingeniero, un abogado, un contador, y por qué no un diseñador grafico para que desdibuje mi realidad, pero poco logro con mi apariencia a lo Susan Sarandon.

Ay qué hermosa sonrisa enajenada huye de mi soledad que tiene tanto de vos! Ayer volví a soñar con olores, y se alargaba tu cuello para tocarme con un indiscutible aroma a madera y menta, como una serpiente envolviéndome se tornaba hombre, multiplicándose la boca en miles de réplicas que extendían tus besos por todo mi cuerpo. Contradiciendo a Freud, mas que reprimido, un deseo anhelado desde el fondo de mi alma, nada inconsciente en mi, salvo la filantropía del amor que no puedo dar, oficio que se asemeja a la de un pintor, quien así y todo tuviera los mejores pinceles y pinturas del mundo, no posee tela para realizar su cuadro.

 

-Me voy porque te quiero- dijiste –, pero porque te quiero demasiado…

 

-Pasame La Capital, rápido, así por lo menos permito enterarme de noticias más alegres y más veraces- ironicé.

 

Este nunca no esconde un ojala, recitaba Sabina desde un rincón de la casa hablando por vos. Pero, me dicta Calamaro al oído en una especie de anuncio celestial: que deje de pensar en ti… pero igual te espero.

Y entre tanto regreso y alivio de luto, suena en mi celular la marcha fúnebre, sorprendiéndome en la pantalla azul con un mensaje del chico ovalado de ideas cuadradas. Y en este preciso momento, estoy terminando de rasurarme las piernas.

 

 

ANALIA LARDONE

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-