"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




LES PONEN UN NUMERO

Publicado en General el 8 de Mayo, 2006, 18:59 por MScalona

con pintura amarilla

en el pecho, y los cargan

 

“Con las manos a la espalda

y los pies, lo que llaman

el avión” y los cargan.

 

“Con un palo atravesado,

para dar la vuelta al mundo,

mudos y vendados”, y los cargan

 

“como bolsas de papas”,

de La Perla a Loma del Torito,

donde la hiena espera.

 

En la línea de fuego pueden hablar,

respiran, “están al resguardo

de sus pares”, dice la hiena,

y los cargan y los llevan.

Son los que activan la campaña,

los muertos en típicos ajustes

 

o en tiroteos con el orden.

Así como los perros rescatan

pedazos de carne y restos

 

-“una mandíbula, un suéter azul

de lana que contenía huesos,

cápsulas percutadas de Itaka”-

 

la hiena colecciona sus recuerdos:

“ordena desatar al más joven,

que se le diera una pala para cavar

 

una fosa”. Porque habla y respira,

al resguardo, pero está muerto

y por eso lo cargan, lo llevan

 

a un metro coma ochenta.

En la línea de fuego “los rocían

con gasoil y prenden hisopos”,

 

“se percibe un olor fuerte,

la combustión de cuerpos

y vestimentas”. Pero la hiena

 

no ve hombres ni mujeres.

“Usted está muerto”, olfatea.

“Es un muerto que camina”,

 

al resguardo de sus pares.

Por eso los llevan a la línea

de fuego. “Aquella cayó

 

por la escalera, éste sale

en el primer Menéndez, usted

opta por suicidarse en la celda”.

 

Y como el más argentino

“efectúa siempre el disparo”

contra los ciegos, los inválidos,

 

los que activan con el rezo,

los muertos que lloran y suspiran.

Por eso los cargan, en La Perla,

y los llevan, desatan al más joven,

el muerto que activa con volantes

de La Perla en la empresa provincial

 

hasta caer “encogido por el fuego,

con un tiro de Itaka en la cabeza”

a un metro coma ochenta.

 

“Nos dicen ustedes están muertos,

Son muertos que caminan

en la línea del fuego”. Por eso

 

los cargan en La Perla y los llevan:

“atados y vendados en el borde

de la fosa que ellos mismos cavan

 

se les pega un tiro de Itaka”.

En el libro Ningún nombre, de Osvaldo Aguirre (1964).  

Tiene varios libros de poesía publicados y actualmente es editor del suplemento cultural Señales, del diario La Capital, de Rosario. Es uno de los poeta que escuchamos el jueves pasado en La Muestra.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-