"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




1º ejercicio-Inicial- NICO DOFFO

Publicado en General el 23 de Abril, 2006, 17:32 por MScalona


SIGUIÉNDOLA 


*

 Ahora se encontraba rodeado de desconocidos en extrañas circunstancias. Los miraba y sentía aversión. Sus ideas con respecto a  esa clase de personas eran claras, desde hacia mucho tiempo sostenía con énfasis las mismas opiniones. Llanamente, no los soportabas. Pseudos intelectuales y bohemios de cartón, chicos bien con aires por demás pretenciosos. Con sus chombas de pique y sus camisas chetas   y  miradas con falso dejo de profundidad.  Lo peor  era que en cualquier momento comenzarían a hablar, y él estaba convencido que sabia las clase de reflexiones, parafernalias y boludeces que iban a salir de esas bocas. Palabras rebuscadas de pensamientos rebuscados, ilaciones de ideas incoherentes traídas de los pelos que sólo logran confundir. Vaya si los conocía. Todos eran iguales.  ¡Cómo los odiaba! Pero ahora se hallaba entre ellos con mucho gusto. A pesar de todo los iba a tolerar hasta limites que antes jamás había creído alcanzar, iba a asentir con la cabeza, iba a mostrar falso esfuerzo para tratar de comprender sus inintiligle  creencia e iba a hacer todo lo necesario para ser uno mas de ellos. Todo porque había algo en ese cuarto que le había devuelto el impulso que creía perdido. Todo,  porque ella, radiante e impoluta, iluminaba la sala.

 

* * * * * * *

Habían pasado ya mas de diez cuadras desde que en Cordoba y Corrientes la vio por primera vez y sintió la revelación en cada milésima de su ser. Cuan descarga de miles de voltios, el shock lo sacudió de tal forma que advirtió un cambio dentro de él que se mostraba  como  permanente. Entonces comenzó a seguirla, movido por esa fuerza que tantas veces había sentido nombrar pero que creía inexistente. Sorprendido de encontrarse en esa situación se movía involuntariamente, como atraído por colosal imán que no podía ver pero que experimentaba como ineludible. Ensimismado en la búsqueda del hallazgo, todo a su alrededor se esfumo, solo era él, ella y el destino. Cuando luego en su casa, mucho más sereno e insomne, reflexionaba sobre lo acontecido y sus ribetes casi místicos, se sorprendió de lo cursi de la situación. Siempre había sido un escéptico sin remedio. Le costaba creer que lo que había sucedido era del todo real.

La seguía desde atrás, a unos pocos pasos,  contemplándola, casi adorándola en silencio. En su posición,  y desde que comenzó a seguirla,  únicamente podía ver su figura por detrás. Solo diviso su rostro por unos pocos  pero definitorios segundos. Nunca antes había visto nada semejante. La supo imperfecta pero no obstante angelical.

Ella caminaba con estilo, el vaivén de su rojizo pelo parecía hipnotizarlo cada vez más. Luego de varias cuadras se dio cuanta de lo absurdo e inútil que se estaba tornando la situación. En cualquier momento podía desaparecer para siempre, las posibilidades de no verla nunca más eran muchas. Tal vez ni siquiera era de la ciudad y se hallaba de paso o visitando a un familiar, o podía meterse en alguno de los departamento que atestan el centro para perderse en el anonimato.  Había infinitas resoluciones que harían que se esfumase tan rápido como había llegado. Sintió que cada segundo que desperdiciaba iba a ser llorado en el futuro. Tenia que actuar pronto si no quería que se desvaneciese de su vida. Vacilo unos instantes pero supo que, por más que le disgustara la idea,  solo hablándole tendría una chance.

Cuando se creyó decidido a dirigirle alguna palabra, aunque no supiese cual,  súbitamente, de golpe, la sintió inalcanzable. Antes no se había detenido a pensar en eso. Todo hasta ese momento se había dado de forma natural, a pesar de lo insólito de la situación. Ahora, de un momento a otro, de uno sublime a uno de desespero, caía en la cuenta de las limitaciones existenciales que se le presentan a los corazones aturdidos como el suyo. Se sintió insignificante y débil como nunca antes.

Pasaron por una plaza, lugar que pareció propicio para encararla de una vez. A pesar de que el desosiego aumentaba cada segundo no se animo.

Finalmente paso lo inevitable. Ella levanto la cabeza para comprobar la dirección y se freno ante la puerta. Hasta aquí había llegado su desfachatada aventura. La desesperación se torno profunda frustración. La congoja invadió sus venas. Punto final para una historia que nunca se escribió. 

Siguió caminando para ver por última vez el rostro de aquel amor antes de que se perdiera  tras el portal. Con sus delicadas manos que, como no podía ser de otra forma, eran preciosas  ella toco el timbre. Justo al momento en que casi la alcanzaba se oyó una voz.   Por la cercanía él pudo escuchar la conversación.

-¿Quién es? –se escucho por el portero.

-¿Acá es el taller? –replicó ella.



* * * *

Nicolás  Doffo,   estud. psicol. (22),  nicolas2309@hotmail.com


  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-