"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




23 de Abril, 2006


Miradas del Rostro - FOTOS-

Publicado en General el 23 de Abril, 2006, 23:00 por MScalona
Miradas del Rostro
Fotografías por Susana Gutiérrez

Sobre dibujos, collages y pinturas de
Rubén León Makinistian

Del 1º al 14 de mayo
Inauguración: 1º de mayo a las 19.00 hs.
en El Pasaje. Complejo Cultural de la Cooperación. Urquiza 1539
Entrada libre y gratuita


Se trata de un trabajo artístico plástico entre artistas de Rosario y Mar
del Plata, de 30 Fotografías digitales de 0,60 x 0,90 c/u. montadas sobre
fibrofácil y 30 fotografías de 0,10 x 0,15 cms. montadas sobre fondboard.
Las obras son miradas de rostros humanos realizadas con diferentes
técnicas (pastel, óleo, acrílico, acuarela, témpera, lápiz, tinta y
collage).

La muestra ha sido expuesta en el Hotel Costa Galana, Sala Galería del
Mar, Playa Grande, en la Villa Silvina Centro Cultural (la que fuera la
residencia en la que pasaban seis meses al año sus propietarios- Silvina
Ocampo y Adolfo Bioy Casares, junto a sus amigo) de Mar del Plata y en el
Centro Cultural Juan Martín de Pueyrredón, dependiente de la
Subsecretaría de Cultura de la Municipalidad de Gral. Pueyrredón de Mar
del Plata.

Susana Gutiérrez
Profesora Superior de Cerámica y profesora de Escultura en las Escuelas
de Artes Visuales Martín A. Malharro y de Cerámica Rogelio Yrurtia de Mar
del Plata, desde el año 1983 y hasta la fecha.
Desde el año 1981 ha realizado 10 exposiciones individuales y ha
participado en más de 150 muestras colectivas.

Rubén León Makinistian
Médico Psiquiatra de Rosario, autor de la materia "Comunicación Humana y
Sistemas Humanos", ha difundido esta disciplina tanto en libros de
carácter científico como en otros que adoptan el lenguaje literario
(poemas, novelas, teatro, etc.). Tiene publicados 36 libros de literatura
y 10 libros científicos. Y en el área plástica, ha realizado obras tales
como: artesanías, arcillas, murales, esculturas, dibujos, collages y
pinturas.

Dino Saluzzi

Publicado en Poemitas. el 23 de Abril, 2006, 19:56 por negrointenso

Huele a nostalgia y

exilio.

Cambiar

a Salta, la linda

la familia

los hermanos músicos

por un París

solitario y lluvioso.

Dejar en el aire

el sabor de lo inconcluso.

Verónica Laurino sobre el tema Viernes Santo de Dino Saluzzi

1º ejercicio-Inicial- NICO DOFFO

Publicado en General el 23 de Abril, 2006, 17:32 por MScalona


SIGUIÉNDOLA 


*

 Ahora se encontraba rodeado de desconocidos en extrañas circunstancias. Los miraba y sentía aversión. Sus ideas con respecto a  esa clase de personas eran claras, desde hacia mucho tiempo sostenía con énfasis las mismas opiniones. Llanamente, no los soportabas. Pseudos intelectuales y bohemios de cartón, chicos bien con aires por demás pretenciosos. Con sus chombas de pique y sus camisas chetas   y  miradas con falso dejo de profundidad.  Lo peor  era que en cualquier momento comenzarían a hablar, y él estaba convencido que sabia las clase de reflexiones, parafernalias y boludeces que iban a salir de esas bocas. Palabras rebuscadas de pensamientos rebuscados, ilaciones de ideas incoherentes traídas de los pelos que sólo logran confundir. Vaya si los conocía. Todos eran iguales.  ¡Cómo los odiaba! Pero ahora se hallaba entre ellos con mucho gusto. A pesar de todo los iba a tolerar hasta limites que antes jamás había creído alcanzar, iba a asentir con la cabeza, iba a mostrar falso esfuerzo para tratar de comprender sus inintiligle  creencia e iba a hacer todo lo necesario para ser uno mas de ellos. Todo porque había algo en ese cuarto que le había devuelto el impulso que creía perdido. Todo,  porque ella, radiante e impoluta, iluminaba la sala.

 

* * * * * * *

Habían pasado ya mas de diez cuadras desde que en Cordoba y Corrientes la vio por primera vez y sintió la revelación en cada milésima de su ser. Cuan descarga de miles de voltios, el shock lo sacudió de tal forma que advirtió un cambio dentro de él que se mostraba  como  permanente. Entonces comenzó a seguirla, movido por esa fuerza que tantas veces había sentido nombrar pero que creía inexistente. Sorprendido de encontrarse en esa situación se movía involuntariamente, como atraído por colosal imán que no podía ver pero que experimentaba como ineludible. Ensimismado en la búsqueda del hallazgo, todo a su alrededor se esfumo, solo era él, ella y el destino. Cuando luego en su casa, mucho más sereno e insomne, reflexionaba sobre lo acontecido y sus ribetes casi místicos, se sorprendió de lo cursi de la situación. Siempre había sido un escéptico sin remedio. Le costaba creer que lo que había sucedido era del todo real.

La seguía desde atrás, a unos pocos pasos,  contemplándola, casi adorándola en silencio. En su posición,  y desde que comenzó a seguirla,  únicamente podía ver su figura por detrás. Solo diviso su rostro por unos pocos  pero definitorios segundos. Nunca antes había visto nada semejante. La supo imperfecta pero no obstante angelical.

Ella caminaba con estilo, el vaivén de su rojizo pelo parecía hipnotizarlo cada vez más. Luego de varias cuadras se dio cuanta de lo absurdo e inútil que se estaba tornando la situación. En cualquier momento podía desaparecer para siempre, las posibilidades de no verla nunca más eran muchas. Tal vez ni siquiera era de la ciudad y se hallaba de paso o visitando a un familiar, o podía meterse en alguno de los departamento que atestan el centro para perderse en el anonimato.  Había infinitas resoluciones que harían que se esfumase tan rápido como había llegado. Sintió que cada segundo que desperdiciaba iba a ser llorado en el futuro. Tenia que actuar pronto si no quería que se desvaneciese de su vida. Vacilo unos instantes pero supo que, por más que le disgustara la idea,  solo hablándole tendría una chance.

Cuando se creyó decidido a dirigirle alguna palabra, aunque no supiese cual,  súbitamente, de golpe, la sintió inalcanzable. Antes no se había detenido a pensar en eso. Todo hasta ese momento se había dado de forma natural, a pesar de lo insólito de la situación. Ahora, de un momento a otro, de uno sublime a uno de desespero, caía en la cuenta de las limitaciones existenciales que se le presentan a los corazones aturdidos como el suyo. Se sintió insignificante y débil como nunca antes.

Pasaron por una plaza, lugar que pareció propicio para encararla de una vez. A pesar de que el desosiego aumentaba cada segundo no se animo.

Finalmente paso lo inevitable. Ella levanto la cabeza para comprobar la dirección y se freno ante la puerta. Hasta aquí había llegado su desfachatada aventura. La desesperación se torno profunda frustración. La congoja invadió sus venas. Punto final para una historia que nunca se escribió. 

Siguió caminando para ver por última vez el rostro de aquel amor antes de que se perdiera  tras el portal. Con sus delicadas manos que, como no podía ser de otra forma, eran preciosas  ella toco el timbre. Justo al momento en que casi la alcanzaba se oyó una voz.   Por la cercanía él pudo escuchar la conversación.

-¿Quién es? –se escucho por el portero.

-¿Acá es el taller? –replicó ella.



* * * *

Nicolás  Doffo,   estud. psicol. (22),  nicolas2309@hotmail.com


Frágil

Publicado en Poemitas. el 23 de Abril, 2006, 17:29 por tomasboasso

Agita el recuerdo

sus alas filosas

en la memoria.

 

Duele el pasado

cuando ofrece su mano perdida

a otra que se estira

encontrándose muy lejos.

 

Duele el presente

y su destino precario

de simular ser hierro

siendo polvo.

 

Duelen, también, los recuerdos futuros,

un departamento desordenado,

una ventana gris,

un día, el de mi muerte,

y algún otro, tal vez.

 

Pero más duele el recuerdo

de lo que nunca pudo ser.

ejercicio nº 1, Grupo Inicial - PILAR

Publicado en General el 23 de Abril, 2006, 16:54 por MScalona

VAT 69

 

 

Yace. Se esparce al igual que lo hace la mujer dibujada en el cuadro
detrás suyo. Holgadamente echado hacia atrás, tapado con la manta que hace
las veces de cobertor del sofá; por fin llegó el otoño, ha refrescado y
casi como siempre, empezó a tomar whisky. El último grupo dejó en el aire
un aroma de palabras nuevas, frescas, vírgenes aún. No está cansado, la
literatura no lo agota; lo llena de energía y el taller, más aún.


     Desde el sillón medita si va a levantarse y preparar un trago o si
será la botella, quién acuda a él y lo envista de recuerdos
desde el esquinero de madera oscura donde desafía. Se desarropa con ánimo y 

en  un impulso abdominal que llega a costarle un poco de esfuerzo, se pone de pie.

Parece que será él quién irá. Con esa misma determinación y camino del encuentro,

busca entre sus viejos discos un vinilo, elige uno y lo pone, disfrutando de ver caer la

púa sobre la rueda negra que gira y produce el sonido. La música es lenta.
¿Será romántico...?


        Luego camina bordeando las mesas ratonas;  son tres o cuatro y cada
una revestida con  prolijos manteles individuales. Todo en la casa está
poblado de detalles, hasta en los espacios más insignificantes se repara

y parece tener el esmero de un toque especial, único.

Lo que yo llamo "un hogar". Me basta sólo con conocer ésta habitación para

darme cuenta, porque hay una gran diferencia entre una casa y un hogar.

¡Fíjense sino en el diminuto florero sobre la mesa!  Una persona que se encarga

de colocar una flor en una tarde de abril, es poseedora de un hogar.
       Continúa  entonces su camino hacia el esquinero de madera oscura,
donde lo aguarda su preciada VAT 69. La toma y la apoya sobre una de las mesitas 

frente al sofá. Diría que la abraza. Luego apura el paso a la cocina, se escuchan 

los ruidos vidriosos del hielo, que imagino colocará en un típico vaso de fondo ancho

y pesado de virola dorada. Me equivoco. Vuelve con un vaso de vidrio labrado

que se va esfumando del color corriente, transparente, al verde intenso.  

El caldo de cebada fermentado y destilado se fusiona con los hielos al ritmo

de una danza circular que su dedo índice dirige. Conoce la coreografía

perfectamente. Vuelve al sofá, toma en sus manos un texto que acaba de dejarle

un alumno para que lo revise. Suena el teléfono celular pero no atiende.

Los cincuenta y ocho grados del amigo escocés lo empiezan a relajar y mientras

deja caer las pantuflas sobre la alfombra bordó; lo observo.

Él no lo sabe.  Estoy aquí, escondida detrás del biombo, debajo de la arcada.
Supongo que he venido para quedarme.

 

                                                              Pilar  Almagro Paz 

(32)  Estud. Psicología.  Grupo Inicial, viernes  18 hs…  pilaralmagropaz@hotmail.com

 

- - - - - - - -
Nota:  todos recordarán el 1º ejercicio creativo de escritura, consistente en hacer dos textos sobre 

el lugar o ámbito donde se desarrolla el taller; el texto comunicacional -evitamos publicarlo- que consiste

en un informe objetivo, casi un inventario descriptivo de objetos, ambiente y personas; el texto literario,

donde la función poética elige un objeto subjetivo, abstracto, amiguo, multívoco, alusivo, metafórico, etc.-

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-