"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




9 de Abril, 2006


C a m a

Publicado en De Otros. el 9 de Abril, 2006, 19:48 por scalona

 

 

 

La escena del intervalo deslucido, la ruta aborigen hacia las sábanas. El sol no entra esta mañana, por la endeble fisonomía causal del mundo en las momias arrancadas como malezas, en la ventana de la habitación despierta, la de atrás, la que da a los muros vacunados por la razón de la cal.

Algo duele, la inercia facial, una huella dactilar en la espalda desprendida de un resto onírico, un acto reflejo de otra noche. Y son esos conglomerados los que sacuden la quietud del abanico hasta el aire, su vacío, la caza del caracol, nuestra casa anfibia.

El movimiento es la excusa imperfecta del coito, su perfección, la sutileza encarnada de los muertos. Poder salir, encaramar la textura de un guión sin papel de reparto. Poder subir, desorientar  los  gajos huidizos de un escenario cítrico. Entrar y bajar son las  certezas oscuras de las cavidades transparentes en el duelo inicial del pie. Había un no sé qué después de sus ojos cerrados. Dormía en la secreción infinita de los arcos. Suspiraba los vestigios sacrílegos de un puente, la intersección fílmica de los oropeles encausados en el fondo de las formas: lo que nos permite cruzar al otro lado. Un pasaje.

Y ahora, el miedo; otra vez el miedo.

 

* * *

 

La miro dormir.

El preámbulo del silencio anuncia un epílogo cóncavo en la ofrenda ceremonial del cuerpo, el ombligo circunspecto o el roce del párpado. A la hora señalada se caerán los relojes de las estaciones derruidas, se someterán las redes a las escamas estupefactas del pez lámpara, se bifurcarán los caminos rectos de los gusanos. Alguien deberá electrocutarse para inquietar la estática, alguien deberá embalsamarse para calmar el meneo. La corriente asciende por el único hueco inaudito que dejó el mar.

Somos lo que aún queda por decir. Las irrupciones de la lengua, la última vuelta salival de una calesita inhóspita bregando por la sortija líquida de otro labio. Los resquicios del espinel en el alivio del garabato, retrasan la sumergida búsqueda de una boya. Hay cierta humillación en las piedras, su arraigada postura en la tierra, el suelo endeble. Tendremos que ir más lejos, sacudir cada capa. Lo que ruge en la histeria del ascensor, una voz picada. Ya no hay puntos en sus zonas marginales, toda exclusión parece infame. Y vuelve el glamour del arroyo bajo el balcón marcado, vuelve a vernos.

 

                                                                * * *

 

Y después la vergüenza, otra vez la vergüenza.

            La miro despertar.

Cuando abra decididamente los ojos, mi bostezo se decantará en partículas de orégano entre los cementerios de especias. Cuando ella no esté, no podré pronunciarla.

 

           

                                                                                  Fabricio Simeoni

...

Publicado en Poemitas. el 9 de Abril, 2006, 17:10 por Paula Aramburu

removí telarañas
descolgué cuadros
guardé cartas y algunas
fotografías
también
levanté la alfombra y
muy dulcemente
barrí tus
despojos

_______________________

una pared gris
agrietada
derrumbándose a
pedazos

en algunos años
me veré
igual

_______________________

así como vine
pálida
desnuda
así me
iré

Paula Aramburu

"Una película de amor"

Publicado en De Otros. el 9 de Abril, 2006, 17:06 por Paula Aramburu

"Yo comprendo la pasión de los astrónomos,
las noches en vela, la atención dispuesta
a captar, de entre todo lo que existe,
cierta fosforescencia en el cielo. Podría decir,
como ellos, que las cosas que me importan
no suceden en el mundo. La mirada vive, en lo que ve,
una segunda vida, más real que la primera, más intensa.
Yo pensaba que mirándote siempre, en todos los momentos,
los instantes preciosos que guardabas dentro de tu cuerpo
se transformarían en mi propia constelación
de recuerdos, y lo deseaba con tanta fuerza que creí
ver con tus ojos -sin haberme movido jamás de esta ciudad
o de este cuarto- los detalle de tu casa natal, las tormentas
de nieve en un pueblito del sur, la tierra
completamente roja en el otoño, ivadida por las hojas
de los arces, dos pies pequeños y descalzos
cubiertos por el barro, el rostro de tu madre.
Quizás la intimidad entre dos seres dura
lo que dura ese momento en que sabemos
de los cuerpos y las cosas que otro amó,
en otro tiempo. O acaso nadie alcance a rozar,
ni en su deseo, las imágenes ajenas,
y estés sola, y yo esté solo, y sea el nuestro,
-como el recorrido de las familias de esquimales hacia el sol,
sobre la nieve- un viaje del cual no queda huella".

Claudia Masín - 1993, inédito, basado en la película homónima de K. Kieslowski.
 

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-