"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Estrategia para la salud

Publicado en Pavadas hechas texto, el 12 de Marzo, 2006, 0:05 por Descarga

La salud de mi Viejo me preocupa (si le hiciera caso a mi Madre debería preocuparme aún más).  En cada visita le reconozco un nuevo agujero, otra burbuja en su memoria.  Cae en posiciones de estanque que se multiplican como los negocios de ropa femenina (estos últimos, casi siempre luego de tormentas matrimoniales).  Lo estudio igual que a un boxeador rival, trato de llevarlo hacia los antiguos temas que prefería.  Groseramente se los simplifico para prolongar las charlas.  Lo pruebo, le doy una platea para que nos acomodemos en el fútbol.  No hay caso.  Uno o dos fogonazos, cinco pasos alineados y al suelo. A todo ello, mi comportamiento es oscilante. Durante la quincena que no lo veo, armo una estrategia: hablarle poco, mensajes simples y claros, predominio del campo físico (dice el médico).  Sí, digo yo.  Abrazarlo, hacerle unos masajes, entrarle con que no hay que descuidar las pilchas porque las viejitas miran, embromarlo con la gestación que sigue desarrollando en la panza. Pero tiene sus complicaciones. No es fácil equilibrar el silencio y, mucho menos, seguir esa mirada jabonosa que parece buscar cosas que quieran subirse a su fuga.  Ultimamente, me fui convenciendo que su problema tomó para el lado de la lucidez.  Para el médico, esto es sólo una visión de autoayuda frente a la adversidad.  No sé.  Puede ser. Veamos, se despega cada vez más de la televisión, relee los mismos libros, tiene gran preocupación por los nietos, los pájaros y el perro, exhibe un total desinterés por el dinero y lagrimea de manera abundante (casi siempre sin decir una palabra) cuando un amigo lo visita. Para que se entienda lo siguiente, antes diré que cuando hay algún vejamen impreciso al que no logro definir de manera satisfactoria, lo resumo en una carnificación personal, y de esa manera, lo dejo evidente y disponible. Así fue, que la última vez que lo ví, tuve la imagen del País (al menos de uno de nuestros países) mientras miraba su perfil estanco y desacomodado cerca de una ventana.  De modo que, luego de preguntarme cómo se enfrenta a un País o a un Padre (para el caso encuentro poca diferencia), cambié de estrategia.  Ahora, creo haberle sacado más de una sonrisa cuando en silencio nos arrimamos en un mate.  En lo que a mí respecta, no pienso hacer nada más que permanecer desnudo para atender a sus signos.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-