"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




El vuelo

Publicado en General el 7 de Noviembre, 2005, 13:39 por juanita3c

El silbido, parecido al que hace un vuelo rasante junto con la nubecita de polvo que eriza, los recordaba con rabioso estremecimiento.

Tomaba impulso pedaleaba bien fuerte, cuando pensaba que era el momento,  levantaba las piernas y hasta sentía que las ruedas se elevaban también.

Ajeno a los continuos reproches de los mayores, de que ya estaba grande para las tres  rueditas, de que tenía la bicicleta blanca; poco o nada les hacía caso.

Con la bici nunca iba a sentir esa conmoción que le producía el despegar dejándolos atrás con los retos.

Solo, acompañado únicamente por el goce del deslizamiento.

Volaba calle abajo por el camino de tierra que lo llevaba al arroyo, la humedad de la  maleza, la sal del agua entraban por su boca abierta mientras gritaba fuerte, imitando el sonido, que él imaginaba, producía una caída libre hacia la corriente verde, pesada de algas que lo acariciaban meciéndolo entre las mojarritas que se adelantaban a su nado escondiéndose entre piedras rosadas de huevos de caracol.

Cuando se cansaba salía del agua y se acostaba en la orilla, así fue como descubrió el nido que el viento había tirado, vacío, solo unas plumitas blancas salpicadas con manchas parduscas cosquilleaban sus dedos.

Se acurrucó a su lado, aplastó la cara contra el piso, el olor dulzón de la tierra mezclado con los pastos mojados por su cuerpo lo arropaba tibiamente, con el dedo índice aplastaba hormigas y bichos con capitas de lunares multicolores.

No quería ahuyentar al ave, que quizás volviera, aunque sea por curiosidad, la misma que despertaban en él los suaves penachos en sus torpes manos.

Se quedó quieto, muy quieto.

Sintió el golpe del agua en su cara, podía notar que perseguía con más destreza a las mojarritas: alcanzaba una, otra, y salía rápidamente del arroyo, con fuerza las aplastaba y tragaba.

Entonces tomaba impulso nuevamente, chillaba fuerte y con las plumas blancas aún mojadas volvía a sumergirse a buscar más comida.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-