"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Una sombra

Publicado en Cuentos el 3 de Noviembre, 2005, 9:40 por Paula Aramburu

El pañuelo blanco sostiene su cabeza en alto.

Es lo único que parece evitar que su cuerpo se derrumbe como una ilusión perdida en lo profundo de la memoria.

Sus ojos muertos gritan dolor.

Su garganta abierta de par en par desgarra miseria.

Sus manos resquebrajadas tejen y destejen redes de odio.

Avanza lenta sosteniendo su alma gris con el último suspiro.

Avanza lenta, muy lenta, por los negros pasillos de esa noche roja como el mismo infierno.

Ella sabe que es un día definitivo.

Sabe también, que todo terminará muy pronto.

Y sabe que sus dioses, una vez más, la han abandonado a su destino más temido.

Ellos se lo han dicho hace tiempo: es muy probable que él ya no esté; le han dicho que es muy probable que él no vuelva; que existe la espantosa posibilidad de que él...

Avanza lenta, con su pañuelo blanco sosteniendo su cabeza en alto.

A su alrededor, algunos locos, perdidos, borrachos, vociferan  en las calles frases sin sentido. Caen de boca en el vacío de la noche enajenada, y se revelan furiosos al pie de la estatua de Temis.

Ella, agitada, aturdida, desorientada, se deja llevar por el pesado vaivén de los recuerdos.

Camina ciega por las calles llenas de ausencia.

En un naufragado intento de recuperar lo irrecuperable, busca su presencia como entonces.

Recorre galerías, bares, esquinas y túneles tratando de recuperar su olor, su aliento, sus gestos.

Pero a su paso, sólo tropieza con hojas de diarios viejos, suelas de zapatos gastadas, flores marchitas, y algún que otro hombre abandonado a su suerte.

El rencor cae pesado, de un solo golpe, sobre su espalda como la noche negra cae sobre el día. Lo innombrable perfora sus ojos como la lanza de los caballeros perfora el corazón de su enemigo.

Ella avanza lenta.

Su cabeza sostenida por el pañuelo blanco.

Ella avanza lenta hasta que tropieza con él, inmerso en la sombra de las tumbas sin nombre.

Después de todo, ellos se lo habían dicho.

 

 

                                                                           Paula Aramburu

                                                                          

        

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-