"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




27 de Octubre, 2005


LUPAS

Publicado en General el 27 de Octubre, 2005, 20:52 por Lorena Aguado

Lo miro. Sonrío. No puedo entender cómo todavía no se compró un nuevo par de anteojos. Siempre usando esos con un lente roto. Claro, así mira las cosas, así sigue siendo radical y mostrando la foto que se sacó con Alfonsín cuando era presidente.

La dos vertical no la sabe y la deja para después. Lo recuerdo mientras lo veo. Me dan ganas de llorar. El debería ser eterno. También algunas veces debería ser mudo…pero eterno.

Súbitamente levanta la cabeza del diario y me atrapa deseando que permanezca en mi mundo para siempre. Me interroga con la mirada astillada. Al no obtener respuesta, se arranca las lupas, antes montadas en su nariz. Ahora mi amor se le hace nítido y presiento que esto lo conmueve.

Acto seguido, cierra el diario y ahí se queda...

Tragando lágrimas.

Instantánea

Publicado en Poemitas. el 27 de Octubre, 2005, 20:37 por Paula Aramburu

Mi cintura desapareciendo debajo

de tus manos

tus manos

dibujando

círculos pequeños

                              tibios

                                         tímidos

círculos de sal

círculos de fuego

círculos embrujados

                               cómplices

                                               silenciosos

círculos estallando entre tus

manos

desapareciendo mi cintura

por debajo de tus

manos

                                                  

                                                                     Paula Aramburu                                       

olas y gaviotas

Publicado en Poemitas. el 27 de Octubre, 2005, 20:22 por montidoro

Olas y gaviotas
Observan la profundidad del horizonte
Donde un par de ojos
Ponen en riesgo la continuidad de sus vidas.
Se atemorizan.
La nueva creación supera los límites del ocaso
Y ahora lo atrae todo.

Agonizan las olas sobre la arena,
Arrastrando plumas, que aún no te han escrito ningún poema.

Pedro Salinas - I -

Publicado en General el 27 de Octubre, 2005, 19:52 por scalona

                                                             Razón de Amor   - I -

 

 

Lo que queremos nos quiere

aunque no quiera querernos.

Nos dice que no y que no,

pero hay que seguir queriéndolo:

porque él no tiene un revés,

quien lo dice no lo sabe,

y siguiendo en el querer

los dos se lo encontraremos.

Hoy, mañana, junto al nunca,

cuando parece imposible

ya,

nos responderá en lo amado,

como un soplo imperceptible,

el amor

mismo con que lo adoramos.

Aunque están contra nosotros

el aire y la soledad,

las pruebas y el no y el tiempo,

hay que querer sin dejarlo,

querer y seguir queriendo.

Sobre todo en la alta noche

cuando el sueño, ese retorno

al ser desnudo y primero,

rompe desde las estrellas

las voluntades de paso,

y el querer siente, asombrado,

que ganó lo que quería,

que le quieren sin querer,

a fuerza de estar queriendo.

Y aunque no nos dé su cuerpo,

la amada, ni su presencia,

aunque se finja otro amor

un estar en otra parte,

este fervor infinito

contra el no querer querer

la rendirá, bese o no.

Y en la más oscura noche,

cuando

desde la otra orilla del mundo,

la bese el amor remoto

se le entrará por el alma,

como un frío o una sombra

la evidencia de ser ya

de aquel que la está queriendo.

 

 

Pedro  Salinas

Pedro Salinas

Publicado en General el 27 de Octubre, 2005, 17:09 por scalona

Razón de amor (II)

¿Serás, amor,
un largo adiós que no se acaba?
Vivir, desde el principio, es separarse.
En el primer encuentro
con la luz, con los labios,
el corazón percibe la congoja
de tener que estar ciego y sólo un día.
Amor es el retraso milagroso
de su término mismo:
el prolongar el hecho mágico,
de que uno y uno sean dos, en contra
de la primer condena de la vida.
Con los besos,
con la pena y el pecho se conquistan,
en afanosas lides, entre gozos
parecidos a juegos,
días, tierras, espacios fabulosos,
a la gran disyunción que está esperando,
hermana de la muerte, o muerte misma.
Cada beso perfecto aparta el tiempo,
le echa hacia atrás, ensancha el mundo breve
donde puede besarse todavía.
Ni en el llegar, ni en el hallazgo
tiene el amor su cima:
es en la resistencia a separarse
en donde se le siente,
desnudo, altísimo, temblando.
Y la separación no es el momento
cuando brazos, o voces,
se despiden con señas materiales.
Es de antes, de después.
Si se estrechan las manos, si se abraza,
nunca es para apartarse,
es porque el alma ciegamente siente
que la forma posible de estar juntos
es una despedida larga, clara.
Y que lo más seguro es el adiós.


PEDRO SALINAS

perteneció a la célebre Generación española del 27, con García Lorca, Rafael Alberti, los hermanos Machado, Vicente Aleixandre, Miguel Hernández, Luis Cernuda. Se exilió a USA tras la derrota de los republicanos a manos de Franco, y murió en New York en la década del 60. 

nostalgia2

Publicado en General el 27 de Octubre, 2005, 13:25 por juanita3c
antigua sala de proyección de calle Laprida, ah! y también se puede tener una idea del tamaño de la cama

Fideos, arroces, medias, remeras.

Publicado en Poemitas. el 27 de Octubre, 2005, 12:40 por maripau

Menos tiempo

que de ayer

me separa

de mi sueño.

Menos que del viernes

que de aquel día 

que del instante antes de acostarme.

Pero igual

no me acuerdo qué soñé.

 

Los recuerdos

son los fideos o las medias,

los sueños,

el arroz o las remeras...

Nunca guardo los fideos

en el tupper con arroz,

ni las medias se juntan

con las remeras en el mismo cajón.

 

Y en verdad

no son nada de eso.

Ni medias

Ni remeras

Ni fideos

Ni arroces.

No los encuentro en la cocina,

tampoco en la cómoda.

 

De mañana,

ando

con la sensación

de que me han extirpado una historia.

El tipo insiste (2)

Publicado en De Otros. el 27 de Octubre, 2005, 12:35 por El más peor de toooodos

Otoño en Buenos Aires

Decidí que, de todos mis oficios terrestres, el violento oficio de escritor era el que más me convenía

Rodolfo Walsh - 1964

El hombre camina rápidamente, casi pegado a las casas.

El tránsito a esa hora es escaso. 

Hace un poco de frío y el hombre se levanta la solapa del abrigo.

Viene de tomar un café en compañía de gente amiga. Para olvidar por un momento las preocupaciones, o para aprovechar el buen día de marzo, decidió caminar hasta su destino, desechando los ofrecimientos de llevarlo en auto. Tiene una carta en el bolsillo.

Los pasos del hombre suenan contra la vereda regada de hojas muertas.

Una pareja camina despacio en su misma dirección. En la vereda de enfrente, unos chicos están sentados en el umbral.

En algún lado canta Gardel.

Unas cuadras más allá, una radio propala las novedades del régimen militar, que ayer cumplió un año.

Se respira paz.

Dos hombres surgen de improviso desde atrás de uno de los autos estacionados. Están vestido con colores oscuros y sus rostros están tapados.

Simultáneamente, la pareja se arroja al suelo, pero el hombre no lo ve porque está sorprendido por la brusca aparición de otros tres individuos que saltaron la verja del jardín de una casa.

El hombre tampoco escucha el ruido de un motor acercándose. Está ocupado tratando de sacar del bolsillo de su abrigo un revólver.

Alguien grita algo.

Alguien dispara.

El hombre hace fuego contra  una de las figuras que salieron del jardín. La figura cae hacia atrás, en cámara lenta. A partir de ahora, todo es cámara lenta para el hombre.

Otro grito.

La pareja se levanta y corre hacia el hombre.

La mujer cae de bruces, con una flor roja en la espalda.

El hombre que corría junto a la mujer no se detiene. Sigue.

Otro disparo más.

Otra figura cae. Esta vez se trata de uno de los que salieron desde atrás del auto estacionado.

Una sucesión de disparos.

El revoque del frente de las casas salta.

El hombre que estaba con la mujer alcanza al otro hombre y se le arroja encima.

Lo atrae junto a sí y ambos se parapetan detrás de un tapial.

El caminante mira sorprendido al otro hombre, que, como él empuña un revólver. Es un hombre joven.

Más revoque que salta.

El hombre joven dispara al tuntún, asomando la mano armada sobre el tapial.

El caminante lo imita.

Detrás de un árbol, responden otros disparos.

Órdenes.

Figuras oscuras que se mueven con rapidez.

Rostros cubiertos que se asoman.

Disparos.

El hombre joven cae, con una mancha roja en la frente.

El otro resiste, hace uno  o dos disparos más.

Un auto frena frente e la casa donde el caminante se refugió detrás de un tapial.

Gritos. Ruido de pisadas.

Una pequeña lluvia caliente de revoque que cae en la cabeza del hombre escondido.

Al mismo tiempo que cesa el infierno del ruido, tras o cuatros sombras oscuras saltan al interior del jardín y se abalanzan sobre el caminante acurrucado.

La tarde se vuelve roja para el hombre que caminaba solo.

Un disparo, que no será el último, retumba en el jardín.

El hombre que caminaba sólo, grita.

Otro disparo, que será el último.

El hombre joven deja de quejarse. Y de moverse.

Los hombres de oscuro se llevan, con rudeza innecesaria, al caminante. Lo meten en el auto.

El hombre que caminaba solo emite otro grito de dolor.

El auto arranca y dobla la esquina con velocidad.

La mujer tendida en la vereda deja de quejarse. Y de moverse.

En el auto, el hombre que caminaba se desangra acostado en el asiento de atrás.

¿Quién es?,  pregunta uno de los hombres de oscuro, señalando con un gesto de su cabeza al asiento de atrás.

El autor de “El Eternauta”, responde el chofer.

 

 

(Nota del autor: El 25 de marzo del 77, un “Grupo de Tareas” emboscó a Rodolfo Walsh. Su cuerpo nunca apareció. “El Eternauta” es obra de H. Oesterheld.)

 

 

Carlos Bagnato (Junio 2004)

Etiqueta

Publicado en General el 27 de Octubre, 2005, 12:05 por El más peor de toooodos

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-