"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Buscándote

Publicado en Cuentos el 25 de Octubre, 2005, 0:34 por tomasboasso

BUSCÁNDOTE

 

 

     Una noche, un segundo. Entrar a oscuras y salir encandilado. Pasa seguido y pasó en aquella oportunidad. Entré al bar (de noche) buscándote, salí (de día) buscándote. Pero hubo un lapso (dorado, on the rocks) casi imperceptible entre esa noche-madrugada y aquella mañana soleada de verano, y quizás no lo recuerdo, quizá fue nada, pero entré sobrio, salí borracho, buscándote. Me vine a enterar (creo) que estabas en la otra punta de la ciudad… y pensé que estábamos tan cerca que podría caminar hacia vos por toda la costa cantando (there is no pain you are receding), planeando el encuentro (a distant ship smokes on the horizon), verificar tu existencia y palparte (you are only coming through in waves), momento onírico más que real, pero allí en frente de todos y ante todos (your lips move but I can´t hear what you´re saying), y finalmente encontrarte, tanto buscar y patear, verte, abrazarte, las olas de la orilla empujándonos hacia otro lugar (¿alguna cama?), pero plantarnos en la arena, hundirnos, morir allí, en ese encuentro mortal y eterno, con un sol cada vez más arriba y molesto, besos de whisky y vino tinto, ojos de fotografía berreta, manos pegajosas, calor insoportable, vestidos en plena playa y mañana, cayendo por fin en las láminas de agua que iban y venían creando un movimiento que tantas ganas me daba de imitar, vos orilla, yo ola, amarte en vaivén durante el resto de la mañana y la tarde entera para luego enfurecerme por la noche y arrasar sobre tu cuerpo erosionado. Pero no hubo caso. Seguí buscándote toda la mañana, con mi lengua whisky y ropas ya vencidas, escupiendo arena y agua por los pies. Aquel día hubo caminos paralelos, nunca iban a cruzarse; avenida cubierta de espejismos en el desierto, no más agua ni olas, no más tu beso, y yo cada vez más pequeño como metido en un inmenso reloj de arena, cayendo tantas veces como se diera vuelta ese reloj-mundo-cabeza, pesadilla ebria y pegajosa, vértigo. El desencuentro seguía su causalidad y lo previsible llegaba. Al final del camino un cementerio (nada de metáforas), punto justo para darse por vencido y perderse en lo que dios y los muertos desearan, me tiré en la puerta acostándome en forma indescriptible y tuve un deseo: tener quince años menos para llevar a todos lados, inseparables y útiles (más que nunca útiles en un cementerio)… el balde con arena y la palita.     

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-