"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




PALOMAS DE LA TARDE

Publicado en Cuentos el 20 de Octubre, 2005, 10:07 por erreve2003
 PALOMAS DE LA TARDE.
 
La tarde caía inevitablemente sobre la ciudad, sobre el banco del parque en
donde estaba sentado. Alguien se paró detrás de mí y apoyó sus dedos entre los
lentes y mis ojos. Unos dedos de mujer. Comprendí que se trataba de alguien que
hacía tiempo que no tenía noticias sobre mí. Que no sabía que me había quedado
ciego. Ella inclinó su cuerpo hacia adelante, a un costado del mío, y su pelo
acarició mi cuello. Ya casi no puedo recordar en imágenes, mi memoria se ha
vuelto rancia, áspera y torpe. La ceguera ha masticado y escupido las formas del
mundo que conservaba en mi cabeza y ahora todo se funde, se mezcla, se desgrana
caprichosamente sin lógica ni orden. Con esfuerzo y sin certezas asigno rasgos,
que mañana serán otros, a quienes aún me visitan y me abruman con charlas que
las vivo como interminables, infinitas. Me pregunto como eran mis viejos muebles
inútiles; si las paredes de mi casa serán de color rosa u ocres, o si los ojos de
esa mujer, eran verdes, o tristes y grandes, o si algo de eso importa, o no, tal
vez eran negros y profundos, ocultando terrores subterráneos, como la puerta en
el piso, de Irving. Pero  recuerdo olores; perfumes y nombres que se asocian. Y 
cada fragancia es un gesto, un rasgo único. Y su nota, la nota de esa mujer, de
esa mujer que es aquella, es un extracto que me devolvió a su piel disipada por
el tiempo. Y recuerdo sonidos, voces físicas, palabras que empujan, que son pies
sobre la arena, palabras como sueños y como golpes,que son arterias sangrantes y
brazas y balas.
-¿No te acordás más de mí?- dijo su voz a mi oído.
Y luego sentí su aliento en mi cara, frente a mis ojos muertos enfundados en el
oscuro sepulcro de carey.Ella habría clavado su mirada en mi rostro mutilado, libre
al fin de toda expresión.
 Y el silencio colgó de nuestras bocas por unos instantes, por unos siglos, por
unas cuantas vidas.
-Me parece que te equivocás de persona- dijo mi voz.
Y otra vez los silencios como océanos.
-Sí...creo que me confundí- dijo su voz de cristal trizado, pero que mantiene
aún la forma, sin derrumbarse todavía.
-Sí,creo que sí.-dije-.
 Y el espacio se llenó con el aleteo de las palomas de la tarde.
 
                                                                                       Roberto Vince.
 
 

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-